Imagen del día

A veces sentimos que lo que hacemos es como una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota - Santa Teresa de Calcuta

Somos poca cosa y poco podemos hacer. Muy poco. Pero debemos ser conscientes de que, gota a gota, un vaso termina por estar lleno. Lo que importa es sumar, apoyar todo lo que de bueno surja en nuestro entorno. No apartarnos de la responsabilidad que tenemos de construir una sociedad mejor. Aunque no hagamos grandes cosas, que no las haremos. Pero si sumamos nuestras manos a las de otros, seguramente que llegaremos a transformar muchas situaciones de injusticia. Convenzámonos de que, pese a nuestra poca fuerza también ésta es necesaria.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on google
Share on email

Días anteriores

Dios es misericordioso con todas y cada una de las personas. Porque todas hemos sido creadas a su imagen y semejanza. Y por todas y

Leer más

El amor que decimos profesar a nuestro Señor nos obliga a trabajar por implantar su reino en este mundo. Un reino de paz, de amor

Leer más

No nos engañemos: en el Evangelio encontramos la manera de acercarnos a Jesús para hacerlo vivir en nuestras vidas. El mensaje es plenamente actual. Es

Leer más

Vestir al desnudo, dar de comer al hambriento… El Evangelio nos insta permanentemente a amar a Dios y a los hermanos, que son criaturas suyas.

Leer más

Lo dice expresamente el Señor: sed mansos y humildes de corazón. Él nos dio ejemplo pues, siendo Dios y Señor, se hizo hombre y nos

Leer más

Solemos ser propensos a guardar en nuestro interior y no olvidar los agravios que nos hacen. En cambio, a menudo damos poca importancia cuando nos

Leer más