Imagen del día

Ante Dios los ruegos de los santos son ruegos de amigos, pero los ruegos de María son los ruegos de Madre - San Alfonso María de Ligorio

Acudir a María es tener la certeza de que acudimos a la madre que nos conoce, nos escucha y nos ayuda. Es más fácil llegar a Dios a través de ella, porque así lo dispuso Él, cuando nos la dio como madre. Nuestras plegarias, si son salidas del corazón, nunca la cansarán. Nuestros lloros encontrarán en ella el consuelo. No tengamos miedo en acercarnos, aunque estemos manchados del barro de los caminos, porque ella nos ayudará a limpiarnos, nos dará fortaleza e intercederá al Señor por nosotros. En sus brazos siempre encontraremos la paz y el consuel

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on google
Share on email

Días anteriores

Debemos acercarnos más a Dios y a los hermanos, intentando que la indiferencia que hoy nos domina se transforme en esfuerzo por mejorar esta sociedad

Leer más

Solemos considerarnos mejores de lo que realmente somos. Decimos que nos conocemos bien pero no es cierto. Tenemos encima de nosotros demasiadas capas de autoestima

Leer más

La razón de nuestro existir está suficientemente clara: Dios nos quiere para sí y para que, por Él, nos demos a los demás. Para eso

Leer más

No es bueno que nos olvidemos, aunque sea solamente alguna vez que otra, de que la caridad cristiana es el eje sobre el que gira

Leer más

Los adelantos que la técnica pone a nuestra disposición pueden causar mucho daño. También pueden contribuir a mejorar nuestro bienestar personal y comunitario, si somos

Leer más

¿De verdad queremos ser buenos cristianos? Un paso de gigante para avanzar en ello es mostrarnos más humildes. En todo. La humildad es renunciar: a

Leer más