Santoral

Nuestra Señora de los Dolores

Nuestra Señora de los Dolores

Memoria de Nuestra Señora de los Dolores, que, de pie junto a la cruz de Jesús, su Hijo, estuvo íntima y fielmente asociada a su pasión salvadora. Fue la nueva Eva, que por su admirable obediencia contribuyó a la vida, al contrario de lo que hizo la primera mujer, que por su desobediencia trajo la muerte.

Otros santos del día:

  • En Roma, san Nicomedes, mártir, cuyo cuerpo, guardado en el cementerio junto a la Vía Nomentana, fue honrado por el papa Bonifacio V con un templo sepulcral.
  • En Tournus, en el territorio de Chalons, a orillas del Saona, en la Galia Lugdunense, hoy Francia, san Valeriano, mártir.
  • En Tomi, hoy Constanza, en la Escitia, en Rumania, santos Estratón, Valerio, Macrobio y Gordiano, mártires, cuya pasión ocurrió, según parece, siendo Licinio emperador († s. IV).
  • A orillas del Danubio, en territorio de la actual Rumanía, san Nicetas Godo, mártir, a quien el rey arriano Atanarico mandó quemar en odio a la fe católica (hacia el año 370).
  • En Lyon, en la Galia, actualmente en Francia, san Alpino, obispo, sucesor de san Justo († s. IV).
  • En Toul, cerca de Nancy, también en la Galia Lugdunense, hoy Francia, san Apro, obispo († s. VI).
  • En el monasterio de Jumieges, cerca de Rouen, en Neustria, hoy en Francia, san Aicadro, abad, discípulo y sucesor en el cargo de san Filiberto († s. VII).
  • En Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, santos mártires Emilas, diácono, y Jeremías, que fueron decapitados por su fe cristiana durante la persecución sarracena, después de sufrir una larga y dura prisión († 852).
  • En Busseto, en la región de Fidenza, en la Emilia-Romaña, región de Italia, beato Rolando de Médicis, anacoreta, que pasó una vida solitaria por los duros Alpes, viviendo en gran penitencia y conversando sólo con Dios († 1386).
  • En Génova, en la Liguria, también de Italia, santa Catalina Fieschi, viuda, insigne por el desprecio de lo mundano, por sus frecuentes ayunos, amor de Dios y caridad para con los necesitados y enfermos († 1510).
  • En la ciudad de Hirado, en Japón, beato Camilo Costanzo, presbítero de la Compañía de Jesús y mártir, que, mandado a la hoguera por el regente supremo Hidetada, no cesó de predicar a Cristo aún en la misma pira († 1622).
  • En la localidad de Santo Domingo de Xagacia, en México, beatos Juan Bautista y Jacinto de los Ángeles, mártires, que, siendo catequistas, al pretender remover los ídolos para servir a Cristo, fueron apaleados cruelmente, imitando la pasión de Cristo y alcanzando el premio eterno († 1700).
  • En Viena, en Austria, beato Antonio María Schwartz, presbítero, que fundó una congregación de operarios cristianos bajo la protección de san José de Calasanz, para cuidado pastoral de principiantes y jóvenes obreros y para la defensa de sus derechos († 1929).
  • En Palermo, en Sicilia, región de Italia, beato José Puglísi, presbítero diocesano y mártir, más conocido por Pino Puglisi, que durante los treinta y tres años de su ministerio pastoral se dedicó incansablemente al anuncio del Evangelio, especialmente a sus “preferidos”, los niños, los abandonados y los pobres, y fue asesinado por agentes de la mafia († 1933).
  • En Llosa de Ranes, en la provincia de Valencia, en España, beato Pascual Penadés Jornet, presbítero y mártir, que en la persecución religiosa durante el tiempo de guerra cambió su combate terreno por el gozo eterno († 1936).
  • Cerca de Munich, ciudad de Baviera, en Alemania, beato Ladislao Miegon, presbítero y mártir, que, desde Polonia, dominada por un régimen dictatorial ofensivo a Dios y a los hombres, a causa de su fe fue llevado al campo de concentración de Dachau, donde el tormento lo coronó de gloria eterna († 1942).
  • En Nápoles, en Italia, beato Pablo Manna, presbítero del Pontificio Instituto para Misiones Extranjeras, que fue misionero en Birmania, pero por razón de su salud hubo de dejarlo, dedicándose a la evangelización, a la predicación de la palabra de Dios y a favorecer la unión de los cristianos († 1952).
  • En Palermo, en Sicilia, en Italia, beato Giuseppe Publisi, apodado Pino, sacerdote diocesano asesinado por odio a la fe por la mafia siciliana a la que enfrentó con gran valor ( 1993).

(Del Martirologio Romano)

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on google
Share on email

Días anteriores

Memoria de san Ignacio, obispo y mártir, que, discípulo del apóstol san Juan, fue el segundo sucesor de san Pedro en la sede de Antioquía,

Leer más

Santa Margarita María Alacoque, virgen, monja de la Orden de la Visitación de la Virgen María, que progresó de modo admirable en la vía de

Leer más

Fiesta de santa Teresa de Jesús, virgen y doctora de la Iglesia, que, nacida en Ávila, ciudad de España, y agregada a la Orden Carmelitana,

Leer más

San Calixto I, papa y mártir, que, cuando era diácono, después de un destierro en la isla de Cerdeña tuvo a su cuidado el cementerio

Leer más