Imagen del día

Por mucho que se diga, el corazón habla al corazón, mientras que la lengua no habla más que a los oídos - San Francisco de Sales

Lo que tiene auténtico valor en la vida del creyente es lo que sale del corazón. Porque las palabras, en ocasiones son producto de las apariencias, de querer quedar bien, de intentar aparentar lo que no se es… De ahí que sea más correcto hablar con los hechos que nacen en el interior de nuestro ser. Procurando siempre, eso sí, ser mansos y humildes con los otros, usando las palabras que nos dicta nuestro corazón que debe estar bañado en la sabiduría del servicio a Dios y a los hombres.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on google
Share on email

Días anteriores

Como seguidores de Cristo estamos llamados a promover la paz. En todos los ambientes en los que nos movemos. Convencidos de que con el uso

Leer más

¿Somos nosotros de esos que se alegran sinceramente del bien de los demás? ¿O acaso nos disgusta que los otros puedan conseguir lo que nosotros

Leer más

Los santos nos llaman constantemente a seguir al Señor como Él quiere que le sigamos: sirviendo a los más necesitados. No hay otro camino si

Leer más

Nunca deberíamos cansarnos de intentar acercarnos más a Dios a través del amor a nuestros hermanos. Porque un cristiano que lo es de verdad, no

Leer más

Nos vendría bien reconocernos cómo somos en realidad. Sin falsas vestimentas. Y sin miedo. Para ser mejores personas, primero debemos abrirnos interiormente. No tengamos miedo

Leer más

La sociedad en la que estamos inmersos necesita personas humildes, serviciales y honestas. Sobran los soberbios que se consideran superiores a los demás. Por desgracia,

Leer más