Imagen del día

Por mucho que se diga, el corazón habla al corazón, mientras que la lengua no habla más que a los oídos - San Francisco de Sales

Lo que tiene auténtico valor en la vida del creyente es lo que sale del corazón. Porque las palabras, en ocasiones son producto de las apariencias, de querer quedar bien, de intentar aparentar lo que no se es… De ahí que sea más correcto hablar con los hechos que nacen en el interior de nuestro ser. Procurando siempre, eso sí, ser mansos y humildes con los otros, usando las palabras que nos dicta nuestro corazón que debe estar bañado en la sabiduría del servicio a Dios y a los hombres.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on google
Share on email

Días anteriores

La grandeza de lo que hacemos está en el amor que ponemos en ello. No nos lamentemos de nuestras pocas fuerzas o de la escasa

Leer más

No se trata de cuánto damos, sino del espíritu que anida en nuestro corazón cuando acudimos a ayudar al necesitado. Lo que importa, pues, es

Leer más

Somos propensos a enmendar las conductas de los otros. No porque no se ajusten a la justicia y a la verdad, sino porque no coinciden

Leer más

Como creyentes en Cristo, estamos llamados a sembrar el bien en este mundo en el que hemos sido colocados por Dios. Si realmente cumplimos lo

Leer más

Nos cuesta comprender que lo que tenemos son dones, muchos o pocos, que Dios ha puesto en nuestras manos para que los administremos correctamente. No

Leer más

Somos dados a posponer las buenas acciones y mejorar nuestra forma de vida para hacerla compatible con los mensajes del Evangelio. Somos perezosos, aunque no

Leer más