Imagen del día

¡Qué fácil resultar creer cuando se ha visto! No seamos incrédulos, como lo fue el apóstol Tomás hasta que vio con sus propios ojos las heridas de Cristo Resucitado. Caigamos humildemente ante los pies del Señor. Mostremos nuestra fe, porque es lo que nos va a salvar. El Dios que nos envió a su Hijo para librarnos de nuestras maldades espera de nosotros que creamos en Él firmemente y que seamos fieles a sus mandatos, que le amemos con todo nuestro corazón y con nuestros hechos de vida. Digamos desde el fondo de nuestra alma: ¡Señor mío y Dios mío! Creemos, pero aumenta nuestra fe.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on google
Share on email

Días anteriores

Dios es Padre misericordioso en grado infinito. Está dispuesto a perdonar siempre, por muy grandes que sean nuestras infidelidades. No tengamos, pues, nunca miedo de

Leer más

Somos tentados a hacer lo que nos gusta y huimos de aquello que conlleva sacrificio. Preferimos la comodidad al esfuerzo y lo placentero a lo

Leer más

Desprendernos de lo superfluo está bien. Pero está mejor desprendernos de lo que consideramos necesario. Porque es en la pobreza completa donde se encuentra la

Leer más

Por mucho que amemos, nunca llegaremos a igualar el amor que Dios nos tiene a cada uno de nosotros. Porque Él nos ama incluso más

Leer más

Cristo nos ha enseñado que no existe mayor amor que el dar la vida por la persona amada. Él murió por cada uno de nosotros,

Leer más

Menos lamentos y más acciones. Es lo que Cristo nos pide a gritos a los que hemos decidido ser seguidores suyos. Es mucho lo que

Leer más