Imagen del día

Las palabras de alabanza al Señor nuestro Dios sirven de poco si no van acompañadas de los hechos de vida que demuestren que le amamos. Es nuestra vida entera la que tiene que hablar por sí misma, demostrando que somos hijos suyos, que le alabamos y cumplimos con lo que Él nos pide. Que quienes nos vean puedan decir que con nuestras acciones estamos dando gloria al Señor. Es la mejor plegaria de alabanza que podemos rezar. Porque decir muchas y bonitas palabras y no vivir como debemos, no es alabanza sino engaño.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on google
Share on email

Días anteriores

No hay otro camino, si queremos llegar a la meta a la que debe aspirar un buen cristiano, que repartir, a nuestro paso, el amor

Leer más

La paz que nos trae postrarnos ante el Señor, reconociendo nuestra pequeñez, es un bálsamo que cura todas nuestras heridas y nos llena de un

Leer más

En estos tiempos actualmente convulsos, como en otros similares de la historia humana, los cristianos que se entregan por completo a vivir la fe son

Leer más

Somos dados a imponer a los demás nuestros propios criterios, incluso violentándoles con palabras elogiosas o con desprecios. En el fondo, lo que nos falta

Leer más

A veces tenemos la valentía de reconocer que algo que hemos hecho, o dejado de hacer, no ha sido correcto. Pero no basta con reconocerlo,

Leer más

Es en el esfuerzo total donde se ha medir el amor a Dios y a los hermanos. Claro que no se nos pide más de

Leer más