Imagen del día

Los cristianos nos sentimos hijos de Dios. Porque realmente lo somos. Con todo lo que esto significa. Cristo se acercó a nuestras miserias y asumió nuestra naturaleza humana, convirtiéndose en uno de nosotros, en todo menos en la culpa. Padeciendo por nuestra causa y entregando su vida para restaurar la nuestra, que había sido destrozada por el pecado, nos convirtió en hermanos suyos y herederos del Reino. Inmensa gratitud debemos mostrar por tan gran y excepcional regalo que el Señor nos ha dado y que nos impele a ser mejores para asemejarnos en algo a Él.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Días anteriores

Podemos, con los ejemplos de nuestras vidas, ser cualquier cosa menos aquello que debemos ser, que es ser semilla que nace, crece y da frutos

Leer más

De poco nos sirve ser muy instruidos y sabios en temas religiosos si no llevamos a la práctica de nuestra vida diaria las enseñanzas del

Leer más

Pueden intentar destruir nuestra imagen lanzando contra nosotros injurias, mentiras o acusaciones sin base. La tentación que nos acecha siempre es responder a tales cosas

Leer más

Resulta muy fácil escabullirse entre las mentiras, las medias verdades y los silencios cómplices. Porque, a menudo por no decir siempre, decir la verdad conlleva

Leer más

Quejarnos porque hay problemas en la sociedad no conduce a nada. Lamentarnos porque los que están llamados a dirigir los asuntos públicos no actúan como

Leer más

Nuestra debilidad está en la poca confianza que tenemos en Dios. Nos creemos fuertes y prescindimos de Él. Nos consideramos autosuficientes. Mal asunto, porque construimos

Leer más