Parroquia

La Santísima Trinidad (Málaga)

Imagen del día

El nombre de María es la alegría para el corazón, miel para los labios, y la melodía para el oído de sus devotos - San Antonio de Padua

María, nuestra Madre, lo es todo para los que nos consideramos hijos suyos. Por eso nos sentimos alegres cuando la alabamos y bendecimos. Pronunciar su nombre nos llega de inmensa paz. Si la llevamos siempre con nosotros, seremos los más dichosos. Ella nos guiará siempre por el buen camino, el que nos conduce a su Hijo y hermano nuestro, Jesús.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Días anteriores

Los hombres, cuando reciben un mal lo escriben sobre un mármol; más si se trata de un bien, lo hacen en el polvo  – Santo Tomás Moro

Solemos ser propensos a guardar en nuestro interior y no olvidar los agravios que nos hacen. En cambio, a menudo damos poca importancia cuando nos

Leer más
Servir a Dios es harto más glorioso que poseer todos los principados de la tierra – San Luis Gonzaga

Los creyentes tenemos la gran dicha de poder ser los más bienaventurados de los mortales. Nuestro Dios y Señor nos ha hecho herederos suyos. Es

Leer más
Estar en paz con uno mismo es el medio más seguro de comenzar a estarlo con los demás – Fray Luis de León

Si no actuamos correctamente, si nos abruma el tomar decisiones que estén inspiradas en el Evangelio de Jesús y optamos por hacer lo contrario de

Leer más
A los que tienen paciencia, las pérdidas se les convierten en ganancias, los trabajos en merecimientos y las batallas en coronas – Fray Luis de Granada

Debemos practicar más la virtud de la paciencia. Porque las prisas, el nerviosismo, el ansia por llegar antes que otros y superar a los demás

Leer más
Amar significa viajar, correr con el corazón hacia el objeto amado. Amar a Dios es, por tanto, viajar con el corazón hacia Dios  – Papa Juan Pablo I

Si amamos a Dios como nos ama Él, debemos estar siempre dispuestos a ir a su encuentro, con alegría y con esperanza. Y a verle

Leer más
Y aún más: ¿qué es amar? Amar es perdonar, vivir reconciliados.  Y reconciliarse es siempre una primavera del alma – Hermano Roger, fundador de Taizé

Fuera el odio y el rencor de nuestras vidas. Fuera de nosotros el pensar mal de los otros, el envidiar a los demás, el humillar

Leer más