Parroquia

La Santísima Trinidad (Málaga)

Imagen del día

Hazte como niño pequeño, porque a los tales enseña Dios sus secretos - San Pedro de Alcántara

Nos falta la inocencia de los niños pequeños, la humildad de las gentes más sencillas, el desprendimiento de los que nada tienen ni desean. Nos sobra arrogancia, soberbia y egoísmo. Nos reconocemos a nosotros mismos como los mejores. Por ello no entendemos tantas cosas que Tú, Señor, solamente revelas a los que se despojan de sus vanidades. Danos, Señor, un poco de esa sencillez que necesitamos para poder entender mejor lo que quieres decirnos personalmente.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Días anteriores

Me parece que el secreto de la vida consiste simplemente en aceptarla tal cual es – San Juan de la Cruz

Para ser felices en esta vida debemos empezar por quejarnos menos de lo que nos quejamos ante cualquier adversidad que se nos presenta. Cuando lamentamos

Leer más
No hay más que amar a Dios, y todo sobra – Santa María Micaela del Santísimo Sacramento

Si de verdad amamos a Dios, si nos echamos en sus brazos sin miedo, aceptando hacer su voluntad, habremos conseguido inmunizarnos contra las apetencias mundanas.

Leer más
La bondad es lo que importa, pues es el bálsamo que pone un poco de suavidad en cualquier amarga llaga – San Pío X

¡Cuánto bien podemos hacer mostrándonos benevolentes con los demás! Una palabra de cariño dicha desde el corazón a quien está sufriendo por cualquier causa puede

Leer más
Sólo en caso de necesidad y después de habernos corregido a nosotros mismos, se puede reprender a los demás – San Antonio de Padua

Es más fácil dar consejos a los demás que aplicárnoslos a nosotros mismos. Tenemos la mala costumbre de criticar a los otros, de sacar a

Leer más
Es feliz quien nada retiene para sí – San Francisco de Asís

Cuanto más nos desprendemos de las cosas que nos atan, mayor es nuestra cercanía a Cristo y mayor se hace nuestra dicha. Lo experimentaron los

Leer más
El poder político, católico o no, ni puede obligar a abrazar la fe religiosa que no gusta, ni puede impedir abrazar y profesar una fe que gusta  – Papa Juan Pablo I

Los cristianos debemos ser conscientes de que el mensaje del Evangelio no debe ser impuesto a nadie que no desee aceptarlo. Es un mensaje que

Leer más