Parroquia

La Santísima Trinidad (Málaga)

Imagen del día

Lo que de bueno hiciereis con discreción, eso es virtud - San Isidoro de Sevilla

Hacer el bien es saludable, pero no lo es tanto si lo hacemos para que nos vean, lo reconozcan y nos estimen o nos alaben. La recompensa cristiana está en que no sepa nuestra mano derecha lo que de bueno hace la izquierda. Que cuando hagamos el bien a los demás, ni siquiera ellos se enteren de nuestras buenas obras, para que no nos las atribuyan a nosotros.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Días anteriores

Una penitencia muy buena es dedicarse a cumplir los deberes cotidianos con exactitud y a estudiar y trabajar con todas nuestras fuerzas – San Pedro Damiani

La mortificación física y voluntaria del cuerpo no es buena penitencia si nos aparta de poder cumplir con nuestras obligaciones. A veces queremos auto convencernos

Leer más
Cuánto amo el estar aquí (junto al sagrario); es tanto lo que le tengo que decir a Jesús – San Francisco Marto

Postrarnos junto al sagrario, donde está Jesús, para acompañarle, sentir su presencia, contarle nuestras penas, inquietudes y deseos. Hablar con Él, de amigo a amigo,

Leer más
Con la cruz Jesús ha abierto de par en par la puerta entre Dios y los hombres – Papa Benedicto XVI

Por mucho que nos empeñemos, no podemos prescindir de la cruz. Porque es en ella donde nació nuestra salvación, ya que Cristo la utilizó de

Leer más
La indiferencia hacia el prójimo y hacia Dios es una tentación real también para los cristianos – Papa Francisco

Debemos acercarnos más a Dios y a los hermanos, intentando que la indiferencia que hoy nos domina se transforme en esfuerzo por mejorar esta sociedad

Leer más
“La perfección cristiana sólo tiene un límite: el no tener límite” – San Gregorio de Nisa

Si deseamos ser perfectos, meta a la que debemos aspirar como creyentes, porque es lo que se nos pide, debemos convencernos de que nunca encontraremos

Leer más
No hemos sido creados para nosotros mismos, sino para Dios y para los hermanos – Papa Benedicto XVI

La razón de nuestro existir está suficientemente clara: Dios nos quiere para sí y para que, por Él, nos demos a los demás. Para eso

Leer más