Imagen del día

La humildad no es algo que se viva de palabra, sino que requiere que se practique con las obras. Para un cristiano, ser humilde consiste en reconocer la insignificancia de su propia persona y estar dispuesto a sufrir desprecios y a ser ignorado. El reconocimiento de la insignificancia que uno es, ha de llevar a vivir sirviendo a los que nos rodean y glorificando al Señor que nos ha hecho seguidores suyos, miembros de su familia y herederos de su Reino, sin nosotros merecerlo.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Días anteriores

A menudo nos entra la tentación de tirar la toalla y no seguir haciendo el bien. Porque, a los ojos del mundo, parece más rentable

Leer más

Mientras caminamos por este mundo, no nos martiricemos buscando la perfección. No la encontraremos, porque no existe. Ni en los otros ni mucho menos en

Leer más

Muchas son las voces de esta sociedad que nos llaman para que las sigamos. Unas nos ofrecen placeres mundanos. Otras, progresos económicos y prebendas sociales.

Leer más

Sed mansos y humildes, nos dice el Señor. Para acercarnos a Él, hemos de dejar fuera de nosotros la soberbia, esa lacra que tanto mal

Leer más

Dios es misericordioso con todas y cada una de las personas. Porque todas hemos sido creadas a su imagen y semejanza. Y por todas y

Leer más

El amor que decimos profesar a nuestro Señor nos obliga a trabajar por implantar su reino en este mundo. Un reino de paz, de amor

Leer más