Imagen del día

No nos encerremos en nosotros mismos, no perdamos la confianza, nunca nos resignemos: no hay situaciones que Dios no pueda cambiar, no hay pecado que no pueda perdonar si nos abrimos a él - Papa Francisco

Tu misericordia, Señor, es infinita. Que sepamos abrirnos a ella. Que nunca dudemos de ti. Que, por muchas caídas que tengamos en nuestras vidas, seamos siempre capaces de confiar en tu bondad. Que no tengamos miedo de pedirte perdón cuantas veces seamos vencidos por la infidelidad. Porque Tú nos has demostrado que nos amas sin límite. Porque has entregado tu vida para salvarnos. Solamente quieres que nos salvemos, que confiemos en tu misericordia. ¡Ayúdanos, Señor!

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Días anteriores

Quien confía en María no se sentirá nunca defraudado – San Juan Bosco

Una madre buena nunca defrauda a sus hijos. No los abandona, no los maltrata, no los guía por malos caminos… María, que es la mejor

Leer más
Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla – San Óscar Romero

A lo largo de los siglos, muchos hermanos nuestros en la fe han demostrado, Señor, que eran fieles a tu mensaje. Muchos han sido valientes

Leer más
Al único que es necesario siempre tener contento es a Nuestro Señor – Santo Toribio de Mogroviejo

Los halagos de los hombres no deben ser nuestra preocupación nunca. Porque a quien tenemos que complacer es a ti, Señor nuestro. Tú nos pides

Leer más
Por Jesús soy capaz de padecer aún más – San Maximiliano Kolbe

Señor, aunque nos parezcan muchos y grandes los dolores internos y externos que tenemos que soportar a diario, sabemos que, si realmente te amamos como

Leer más
Si no irradiamos la luz de Cristo a nuestro alrededor, aumentará la sensación de oscuridad que prevalece en el mundo – Santa Teresa de Calcuta

No quieres, Señor, que nos quedemos cruzados de brazos viendo cómo muchos hombres y mujeres, hermanos nuestros pues también son hijos tuyos, aunque ellos no

Leer más
Aunque tenga muchos santos por abogados, tengan particularmente a san José, que alcanza mucho de Dios – Santa Teresa de Jesús

Esposo de María y padre adoptivo de Jesús, señor san José, intercede por nosotros al Señor para que Él nos auxilie en los momentos de

Leer más