Parroquia

La Santísima Trinidad (Málaga)

Imagen del día

Si hay un niño, un joven, un anciano necesitado, un cristiano no puede quedar tranquilo - San Juan Pablo II

La interpelación a nosotros mismos debería ser permanente: ¿por qué nos hacemos los sordos para no escuchar las peticiones de ayuda, a veces silenciosas, de quienes pasan a nuestro lado?; ¿por qué nos quedamos ciegos para no ver las necesidades que hay en nuestro alrededor? Si creemos en Jesús y estamos convencidos de que tenemos que hacer lo que nos pide, no podemos pasar de largo ante las necesidades de los hermanos.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Días anteriores

Estar en paz con uno mismo es el medio más seguro de comenzar a estarlo con los demás – Fray Luis de León

Si no actuamos correctamente, si nos abruma el tomar decisiones que estén inspiradas en el Evangelio de Jesús y optamos por hacer lo contrario de

Leer más
A los que tienen paciencia, las pérdidas se les convierten en ganancias, los trabajos en merecimientos y las batallas en coronas – Fray Luis de Granada

Debemos practicar más la virtud de la paciencia. Porque las prisas, el nerviosismo, el ansia por llegar antes que otros y superar a los demás

Leer más
Amar significa viajar, correr con el corazón hacia el objeto amado. Amar a Dios es, por tanto, viajar con el corazón hacia Dios  – Papa Juan Pablo I

Si amamos a Dios como nos ama Él, debemos estar siempre dispuestos a ir a su encuentro, con alegría y con esperanza. Y a verle

Leer más
Y aún más: ¿qué es amar? Amar es perdonar, vivir reconciliados.  Y reconciliarse es siempre una primavera del alma – Hermano Roger, fundador de Taizé

Fuera el odio y el rencor de nuestras vidas. Fuera de nosotros el pensar mal de los otros, el envidiar a los demás, el humillar

Leer más
Me parece que el secreto de la vida consiste simplemente en aceptarla tal cual es – San Juan de la Cruz

Para ser felices en esta vida debemos empezar por quejarnos menos de lo que nos quejamos ante cualquier adversidad que se nos presenta. Cuando lamentamos

Leer más
No hay más que amar a Dios, y todo sobra – Santa María Micaela del Santísimo Sacramento

Si de verdad amamos a Dios, si nos echamos en sus brazos sin miedo, aceptando hacer su voluntad, habremos conseguido inmunizarnos contra las apetencias mundanas.

Leer más