Parroquia

La Santísima Trinidad (Málaga)

Imagen del día

Si nosotros sabemos respetarnos, también nos respetarán los demás - San Pedro Poveda

En las relaciones humanas el respeto al otro es clave para conseguir el respeto mutuo. Pero más que ese respeto a los demás debe ser tenido en cuenta el respeto que cada uno se tiene a sí mismo. Es necesario que seamos coherentes y actuemos conforme decimos creer, pues de esta forma los otros comprenderán que somos consecuentes con nuestra fe y, por tanto, no jugamos al engaño, sino que somos gente de fiar. Es la mejor manera de ser respetados.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Días anteriores

No debemos perder esta certeza: Jesús está a nuestro lado para ayudarnos, para protegernos, incluso para levantarnos después del pecado – Papa Francisco

Jesús no es el Dios de la ira, sino el Padre que perdona siempre. Basta acudir a él con la confianza del hijo que reconoce

Leer más
Sin humildad y sin caridad no llegaremos a ser nunca nada  – Beato Marcelo Spinola

Dos virtudes unidas, sobre las que se asienta la santidad. Sin humildad y sin caridad, nada somos y nada de lo que hagamos tiene sentido.

Leer más
El Señor pagará todo lo que se hace por Él, aunque sea regalar a otro un vaso de agua – San Gabriel de la Dolorosa

Nada de lo que hagamos por los demás quedará sin recompensa. Ni siquiera una sonrisa a esa persona que nos ha mirado con animadversión. Si

Leer más
Reprender a los demás es muy fácil, pero es muy difícil mirarse bien a sí mismo – San Francisco de Sales

Solemos considerarnos mejores de lo que realmente somos. Decimos que nos conocemos bien pero no es cierto. Tenemos encima de nosotros demasiadas capas de autoestima

Leer más
La presencia de Dios es un remedio contra todos los vicios – San Basilio el Grande

A veces buscamos escaparnos de la presencia de Dios porque los halagos mundanos son muy fuertes y engañosos. Por eso, cuando huimos de Él, no

Leer más
El alma que está enamorada de Dios es un alma gentil, humilde y paciente – San Juan de la Cruz

Son los hechos, no los dichos, los que demuestran si amamos a Dios o nos amamos a nosotros mismos o a cualquier cosa mundana. Quien

Leer más