Santoral

San Cecilio

Fue el primer obispo de Granada, en tiempos de los romanos, cuando esta ciudad se llamaba Illíberis. Según la tradición, fue uno de los siete «varones apostólicos» que san Pedro y san Pablo enviaron a España a predicar el evangelio. Los otros seis son Torcuato, Eufrasio, Segundo, Indalecio, Tesifonte y Hesiquio. Sobre todos ellos solamente se conservan las tradiciones transmitidas oralmente, aunque de Cecilio está comprobado que fue el primer obispo granadino y que escribió algunos tratados para instruir a los primeros fieles de su iglesia, según recoge el Códice Emilianense, del siglo X. También que fue martirizado en tiempos de Nerón, siendo, al parecer, quemado en el monte Illipulitano. La dominación árabe duró en Granada casi ochocientos años, lo que fue suficiente para que se perdieran todos los documentos y reliquias de este santo. A partir de 1601, tras haber sido conquistada la ciudad por los Reyes Católicos, se estableció su festividad. Es patrón de la ciudad de Granada.

Otros santos del día:

• En Frigia, en la actual Turquía, conmemoración de san Trifón, mártir.

• En Ravena, en la actual Emilia-Romana, región de Italia, san Severo, obispo († hacia el año 342).

• En Augusta Tricastina (hoy Saint-Paul-Trois-Châteaux), en la región de la Galia Vienense, actualmente en Francia, san Pablo, obispo, que dio su nombre a la ciudad († s. IV).

• En Kildare, en Irlanda, santa  Brígida, abadesa, que fundó uno de los primeros monasterios de la isla y, según se cuenta, continuó el trabajo de evangelización iniciado por san Patricio († hacia el año 525).

• En Augusta Pretoria (hoy Aosta), territorio de Italia, en los Alpes Grayos, san Urso, presbítero († antes del s. IX).

• En Anicio (hoy Chiniac), en Aquitania, san Agripano, obispo y mártir, el cual, al llegar a esta región de regreso de Roma, fue asesinado por unos adoradores idólatras († s. VII).

• En Metz, en Austrasia, actualmente también en Francia, el santo rey Sigeberto III, que fundó los monasterios de Stavelot y Malmedy, así como muchos otros, y se distinguió por su liberalidad en hacer limosnas a las iglesias y a los pobres († 656).

• En la villa de Ciruelos, en la región española de Castilla la Nueva, san Raimundo, abad de Fitero, que fundó la Orden de Calatrava y trabajó en favor de la cristiandad († hacia el año 1160).

• En Saint-Malo, en Bretaña Menor, san Juan, obispo, varón de gran austeridad y justicia, que trasladó su sede episcopal desde Aleth a esa ciudad. San Bernardo lo alabó como obispo pobre, amigo de los pobres y amante de la pobreza († 1163).

• En París, en Francia, beato Reginaldo de Orleans, presbítero, quien, de paso por Roma, conmovido por la predicación de santo Domingo entró en la Orden de Predicadores, a la que atrajo a muchos con el ejemplo de sus virtudes y el ardor de su palabra († 1220).

• En Castro Fiorentino, en la Toscana, región de Italia, santa Viridiana, virgen, que vivió como reclusa desde la juventud hasta la ancianidad († 1236/1242).

• En el convento de Piglio, en el Lacio italiano, beato Andrés, de la familia de los condes de Segni, presbítero de la Orden de los Menores, que, renunciando a altas dignidades, prefirió servir a Cristo en la humildad y simplicidad († 1302).

• En Dublín, en Irlanda, beatos mártires Conor O’Devany, obispo de Down and Connor, de la Orden de los Hermanos Menores, y Patricio O’Lougham, presbítero, los cuales, reinando Jacobo I, fueron ahorcados por ser católicos († 1612).

• En Londres, en Inglaterra, san Enrique Morse, presbítero de la Compañía de Jesús y mártir, que, apresado en diversas ocasiones y exiliado dos veces, fue encarcelado de nuevo en tiempo del rey Carlos I por ser sacerdote y, después de haber celebrado la misa en la cárcel, ahorcado en Tyburn entregó su alma a Dios († 1645).

• En Preuilly, del Anjou, en Francia, pasión de las beatas María Ana Vaillot junto con cuarenta y seis compañeras, que recibieron la corona del martirio durante la Revolución Francesa († 1794). 

• En Seúl, en Corea, santos mártires Pablo Hong Yông-ju, catequista, Juan Yi mun-u, que se ocupaba de los pobres y enterraba los cuerpos de los mártires, y Bárbara Ch’oe Yong-i, que imitaba los ejemplos de sus padres y esposo, muertos degollados por ser cristianos († 1840).

• En Turín, en Italia, beata Juana Francisca de la Visitación (Ana) Michelotti, virgen, que fundó el Instituto de las Hermanitas del Sagrado Corazón, para servir al Señor cuidando desinteresadamente a los enfermos pobres († 1888).

• En la ciudad de Cúcuta, en Colombia, beato Luis Variara, presbítero de la Sociedad de San Francisco de Sales, que dedicó toda su actividad en favor de los leprosos y fundó la Congregación de Hermanas Hijas de los Sagrados Corazones de Jesús y María († 1923).

(Del Martirologio Romano)

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Días anteriores

Memoria de san Maximiliano María (Raimundo) Kolbe, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores Conventuales y mártir, que fue fundador de la Milicia de

Leer más

Santos mártires Ponciano, papa, e Hipólito, presbítero, que fueron deportados juntos a Cerdeña, y con igual condena, adornados, al parecer, con la misma corona, fueron

Leer más

Santa Juana Francisca Frémiot de Chantal, religiosa, que, siendo primero madre de familia, tuvo como fruto de su cristiano matrimonio seis hijos, a los que

Leer más

Memoria de santa Clara, virgen, que, como primer ejemplo de las Damas Pobres de la Orden de los Hermanos Menores, siguió a san Francisco, llevando

Leer más