Santoral

Santa Catalina de Siena

Santa Catalina nació en 1347 en Siena (Italia). Hija de padres virtuosos y piadosos, desde pequeña tenía un gran amor por las cosas de Dios. Con solo 7 años consagró su virginidad a través de un voto privado. No lograron que desistiera de sus propósitos y se casara. A los 15 años, como terciaria de la orden de Santo Domingo, asistía a los pobres y a los enfermos y daba consuelo a los presos y afligidos. Fue humilde y obediente. Habiendo entrado en las Hermanas de la Penitencia de Santo Domingo, deseosa de conocer a Dios en sí misma y a sí misma en Dios, se esforzó en asemejarse a Cristo crucificado y trabajó también enérgica e incansablemente por la paz, para que el Romano Pontífice regresara a la Urbe y por la unidad de la Iglesia. Aunque era analfabeta, dictó trescientas setenta y cinco cartas en las que expone su experiencia mística y donde enseña los caminos para encontrar la salvación, todo ello con una gran profundidad teológica. Murió, en 1380, a los 33 años, y fue canonizada en 1461 por Pío II. Pablo VI la declaró doctora de las Iglesia en 1970.

Otros santos del día:

• Conmemoración de san Tíquico, discípulo del apóstol san Pablo, al que, en sus epístolas, llama hermano carísimo, ministro fiel y su compañero en el servicio al Señor († s. I).

• En Pisa, de la Toscana, región de Italia, san Torpetes, mártir.

• En Nápoles, de la Campania, también región de Italia, san Severo, obispo, al que san Ambrosio amó como a un hermano y su Iglesia como a un padre († hacia el año 409).

• En el monasterio de Cluny, en Borgoña, hoy Francia, san Hugo, abad, que gobernó santamente su cenobio durante sesenta y un años, mostrándose entregado a las limosnas y a la oración, mantenedor y promotor de la disciplina monástica, atento a las necesidades de la Iglesia y eximio propagador de la misma († 1109).

• En el monasterio de Lucerna, en Normandía, región de Francia, san Acardo, obispo de Avranches, que, siendo abad de San Víctor de París, escribió varios tratados de vida espiritual para conducir el alma cristiana a la perfección, falleciendo y siendo enterrado en esa abadía de la Orden Premonstratense, que visitaba a menudo († 1172).

• En Seúl, en Corea, san Antonio Kim Song-u, mártir, que acostumbraba a reunir en su casa a varios fieles hasta que, encerrado en prisión, fue estrangulado († 1841).

• En La Spezia, en Italia, beata Itala Mela, laica, oblata benedictina, que destacó por la heroicidad de sus virtudes († 1957).

(Del Martirologio Romano)

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Días anteriores

Memoria de san Ambrosio, obispo de Milán y doctor de la Iglesia, que descansó en el Señor el día cuatro de abril, que en aquel

Leer más

San Nicolás, obispo de Mira, en Licia, hoy en Turquía, famoso por su santidad y por su intercesión ante el trono de la divina gracia

Leer más

Cerca de Jerusalén, san Sabas, abad, que, nacido en Capadocia, se retiró al desierto de Judea, en donde fundó un nuevo estilo de vida eremítica

Leer más

San Juan Damasceno, presbítero y doctor de la Iglesia, célebre por su santidad y por su doctrina, que luchó valerosamente de palabra y por escrito

Leer más