Santoral

Santa Mónica

Memoria de santa Mónica, que, muy joven todavía, fue dada en matrimonio a Patricio, del que tuvo hijos, entre los cuales se cuenta a Agustín, por cuya conversión derramó abundantes lágrimas y oró mucho a Dios. Al tiempo de partir para África, ardiendo en deseos de la vida celestial, murió en la ciudad de Ostia del Tíber, en Italia († 387).

Otros santos del día:

• En Capua, en la Campania, región de Italia, san Rufo, mártir († s. III/IV).

• En Tomis, en la Escitia, hoy Constança, en Rumanía, santos mártires Marcelino, tribuno, su esposa Mannea, Juan, hijo de ambos, Serapio, clérigo, y Pedro, soldado († hacia el s. IV).

• En Bérgamo, en la provincia de Liguria, en Lombardía, región de Italia, san Narno, que es considerado primer obispo de la ciudad († s. IV).

• En la Tebaida, en Egipto, san Poemeno, abad, tenido en suma consideración entre los anacoretas y del que se refieren muchas máximas llenas de sabiduría († s. IV/V).

• En Couserans, en la Aquitania, hoy en Francia, san Licerio, obispo, que, oriundo de Hispania, fue discípulo de san Fausto de Riez y con sus oraciones libró a la ciudad de ser destruida por los visigodos († hacia el año 540).

• En Arlés, en la Provenza, también en la actual Francia, san Cesáreo, obispo, que, después de haber llevado vida monástica en la isla de Lérins, recibió ese episcopado en contra de sus deseos. Preparó y reunió sermones apropiados para las festividades que los presbíteros debían leer con objeto de instruir al pueblo y escribió también reglas de vida, tanto para hombres como para religiosas, para dirigir la vida monástica († 542).

• En Pavía, en la Lombardía, región de Italia, san Juan, obispo († hacia el año 825).

• En el monasterio de Peterhausen, que él había fundado, en Suabia, actualmente en Alemania, sepultura de san Gebhardo, obispo de Constancia († 995).

• En el monasterio de Aulps, en Saboya, actualmente en Francia, muerte de san Guarino, obispo de Sión, que, siendo monje de Molesmes en tiempos de san Roberto, fundó este cenobio, que dirigió santamente y agregó a la Orden del Císter († 1150).

• En Lausana, entre los helvecios, hoy Suiza, san Amadeo, obispo. Siendo monje de Claraval, fue designado abad del cenobio de Hautecombe y elegido, más tarde, para la sede episcopal, desde donde educó con destreza a los jóvenes, formó un clero piadoso y casto y cantó en su predicación las alabanzas de la bienaventurada Virgen María († 1159).

• En Foligno, en la Umbría, región de Italia, beato Ángel Conti, presbítero de la Orden de Eremitas de San Agustín, insigne por sus penitencias y humildad, y de suma paciencia al recibir ofensas († 1312).

• En Leominster, en Inglaterra, beato Rogerio Cadwalador, presbítero y mártir. Había sido ordenado en Valladolid, en España, e, insigne por su ciencia, ejerció su ministerio clandestinamente durante dieciséis años en su patria y, finalmente, condenado por el hecho de ser sacerdote, en tiempo del rey Jacobo I fue ajusticiado después de crueles torturas († 1610).

• En Nagasaki, en Japón, beatos Francisco de Santa María, presbítero de la orden de los Hermanos Menores, y sus catorce compañeros, mártires, que por orden del gobernador de la ciudad sufrieron el martirio en odio al nombre cristiano († 1627).

• En la ciudad de Usk, en Gales, Gran Bretaña, san David Lewis, presbítero de la Compañía de Jesús y mártir, que, ordenado sacerdote en Roma, celebró ocultamente los sacramentos en su patria durante más de treinta años y prestó ayuda a los pobres, hasta que en el reinado de Carlos II fue ahorcado por ser sacerdote († 1679).

• En el mar frente a Rochefort, en Francia, en una vieja nave, beatos mártires Juan Bautista de Souzy, presbítero, y Udalrico (Juan Bautista) Guillaume, hermano de las Escuelas Cristianas, mártires, que, en el furor de la persecución contra la Iglesia, fueron detenidos de manera inhumana y por Cristo murieron de hambre y aquejados de grave enfermedad († 1794).

• En Reading, en Inglaterra, beato Domingo de la Madre de Dios Barberi, presbítero de la Congregación de la Pasión, que, buscando con empeño restablecer la unidad de los cristianos, llevó a muchos al seno de la Iglesia católica († 1849).

• En la localidad de Picasent, en la región de Valencia, en España, beato Fernando González Añón, presbítero y mártir, que, en tiempo de persecución, mereció pasar a la bienaventuranza eterna († 1936).

• En el camino entre las aldeas de Godella y Bétera, en el mismo territorio, en España, beato Raimundo Martí Soriano, presbítero y mártir, que, en el furor de la misma persecución contra la fe, derramó su sangre por Cristo († 1936).

• En Madrid, también en España, beatos José María López Carrillo y Pedro Ibáñez Alonso, presbíteros de la Orden de Predicadores y mártires, que en la misma persecución fueron coronados con su supremo testimonio de Cristo († 1936).

• En San Sebastián, en España, beata María del Pilar Izquierdo Albero, virgen, que, muy probada por la pobreza y por graves enfermedades, sirvió a Dios mostrado una caridad singular en favor de los pobres y afligidos, para cuyo servicio fundó la Obra Misionera de Jesús y María († 1945).

• En Turín, Italia, beato Luis de la Consolata (Andrés) Bordino, religioso del Cottolengo, que atendió a Cristo a través de los enfermos († 1977).

(Del Martirologio Romano)

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Días anteriores

Fiesta de santo Tomás, apóstol, que cuando los otros discípulos le anunciaron que Jesús había resucitado, no lo creyó, pero cuando Jesús le mostró su

Leer más

En Lecce, en la Apulia, también región de Italia, san Bernardino Realino, presbítero de la Compañía de Jesús, ilustre por su caridad y su benignidad,

Leer más

En el Rancho de las Cruces, aldea de Guadalajara, en México, santos Justino Orona Madrigal y Atilano Cruz Alvarado, presbíteros y mártires, que, durante la

Leer más

Santos Protomártires de la Iglesia Romana, que, acusados de haber incendiado la Urbe, por orden del emperador Nerón unos fueron asesinados después de crueles tormentos,

Leer más