Homilía del Domingo

Amar COMO ÉL, con gratuidad

Jn 13, 31-35

V DOMINGO PASCUA

Ciclo C

Homilías anteriores

Auméntanos la fe

HOMILÍA DOMINGO XXVII T.O-C (2 octubre 2022) Lc 17, 5-10 El Evangelio de este domingo comienza con una petición muy clara de los discípulos a

Seguir leyendo »

Amar COMO ÉL, con gratuidad

La cena en la que se sitúa el evangelio es muy especial. Jesús quiere despedirse de los suyos y los reúne en torno a la mesa. Si se encuentra en esa situación es porque sufre el rechazo violento de los dirigentes a su mensaje y a su proyecto. No sólo está saboreando la no aceptación que lo va a llevar a la muerte, sino que también tendrá que sufrir la traición de su amigo Judas. Pero no se queda en sí mismo, en su dolor y en su angustia. ¡Los ve tan desvalidos! Ese grupo de muchachos son un gran proyecto de futuro, pero ahora son tremendamente frágiles.

Ante tal panorama quiere regalarles algo que sea nuevo, diferente, alternativo. Quiere ofrecerles lo más genuino de su mensaje, lo que tiene mayor importancia, aquello que lo caracteriza, lo que realmente lo hace original y único. Y les regala una forma de amar: “Amar COMO ÉL nos ha amado”. La cena era un ejemplo de ello: se despedía porque iba a entregar su vida gratuitamente, nadie se lo valoraba.

Les quería hacer entender que seguirle, ser sus discípulos era, sencillamente, amar como él. Sólo de esta manera se convertirían en señal, serían alternativos, sal y luz, fermento de la masa, célula de salud que contagiaría de ella a todo el mundo. Porque amarían gratuitamente en un mundo de relaciones mercantilistas, donde se ama al otro siempre que éste tenga algo que dar.

Ahí está la señal, que nos amemos los unos a los otros COMO ÉL nos ha amado. Es decir, en todo, por sencillo que sea, amar como él y servir como él. Pero en muchas ocasiones nuestro afán por hacer, pensar u organizar está desconectado del amar gratuitamente como Jesús. En muchas ocasiones todo lo que hacemos es un cuerpo sin alma; algo que puede estar bien hecho, pero que ni nace del amor, ni expresa amor.

Y cuando tenemos que decidir con quién nos relacionamos no siempre optamos por los “no rentables”, por aquellos que no nos pueden dar nada. Siempre hay una querencia consciente o inconsciente, una inclinación por invertir en relaciones productivas, por dedicarme a esos de los que, de algún modo, puedo sacar partido. Es cuando en nuestra relación predomina más el intercambio que la gratuidad. Por eso, cuando falta la gratuidad es muy difícil el perdón. Porque perdonar es ponernos en la situación del otro para intentar entenderlo; y, a pesar de lo que ha hecho, seguir optando por él o ella por el simple hecho de que es una persona, un hijo/a de Dios, un ser frágil y vulnerable como yo.

Además, amar COMO ÉL, es hacerlo con los ojos bien abiertos, con el corazón en vilo y con los pies bien puestos en la tierra. Porque él fue consciente del contexto en el que vivía, de la masa de gente pobre y oprimida, de lo injusto del sistema religioso y político, de la falta de horizonte que tenía la gente. Él no iba a morir por nada; sino, también, por no estar ajeno e indiferente a lo que ocurría a su alrededor.

Pero quién de nosotros no ha deseado amar gratuitamente como él y se ha topado con la propia fragilidad. Hemos querido y no hemos podido. En nosotros convive el que desea darlo todo gratis y el que siempre está tendiendo la mano para recibir; el que siempre está dispuesto a salir de sí y el que no puede dejar de quedarse en sí mismo. Y en nuestra pobreza somos invitados a la plegaria, a implorar la ayuda del Espíritu para nacer de nuevo, para que se nos regale el amar de una manera nueva.

Homilías anteriores

Auméntanos la fe

HOMILÍA DOMINGO XXVII T.O-C (2 octubre 2022) Lc 17, 5-10 El Evangelio de este domingo comienza con una petición muy clara de los discípulos a

Seguir leyendo »