Homilía del Domingo

Como el que espera…

Lc 12, 32-48

DOMINGO XIX T.O.

Ciclo C

Homilías anteriores

Auméntanos la fe

HOMILÍA DOMINGO XXVII T.O-C (2 octubre 2022) Lc 17, 5-10 El Evangelio de este domingo comienza con una petición muy clara de los discípulos a

Seguir leyendo »

Como el que espera…

HOMILÍA DOMINGO XIX T.O-C (7 agosto 2022) Lc 12, 32-48

En muchas sociedades la paciencia no se estila. Quedaron muy atrás esos tiempos en los que se construían las grandes catedrales; esos proyectos realizados a base de esfuerzo paciente, donde el que les daba comienzo sabía a ciencia cierta que moriría sin haber visto su obra acabada. Y así, en una misma obra, trabajaba como maestro cantero, primero el tatarabuelo, después el bisabuelo y así hasta llegar a la última generación que tampoco terminaría la obra comenzada. Todo se conseguía a base de trabajo, esfuerzo y espera. Ahora todo es diferente. Nos cuesta soportar que al que le envío un WhatsApp tarde en contestar unos minutos si está en línea. Nuestra paciencia contemporánea nos pide embarcarnos en proyectos de resultados rápidos. Se podría entender el esfuerzo, incluso grande, pero con efecto instantáneo. La cuestión es que la paciencia es imprescindible para alcanzar cuestiones vitales de la existencia.

Resulta que cuando en la vida no existe la tensión de la espera, esta languidece y pierde fuerza. Cuando dejas de considerar que llegará el fin de nuestros días, el día a día pierde intensidad. Cómo valorar un lunes por la tarde cuando tienes infinitos de ellos. Pero cuando sabes que algún día no será así, cada tarde de lunes adquiere algo que la hace genuina. Algo así le ocurrió a los primeros cristianos. Esperaban de forma tan inminente la segunda venida de Jesús que veían lógico renunciar a muchas cuestiones normales del vivir diario: para qué si el final está al caer. Pero ese final no llegaba. Pasaban los días, las semanas, los meses, los años, los lustros y las décadas y aquello tan prometido se demoraba. Como no llegaba había que volver a lo que se había dejado; pero se volvió tanto a lo presente que se descuidó la espera. Ya no había que confrontar a los que ni trabajaban por esperar la Parusía, su lugar lo ocuparon los que vivían como si nunca fuera a existir. El evangelio de este domingo nos invita a la paciencia y a la vigilancia. Porque la llegada no está programada, nos pudiera resultar caprichosa, como la de ese señor que vuelve de la boda cuando le apetece. Y es una llegada que pone en tensión, como lo está el que aguarda que venga el ladrón, que sabe qué lo hará, pero no puede precisar la hora.

Hoy se nos invita a vivir nuestra fe y nuestro seguimiento de Jesús con una actitud concreta, “como el que espera”. Porque sólo cuando se espera algo se pone en funcionamiento la paciencia. La paciencia es esa actitud que ayuda a vivir soportando la frustración de no tener ya lo que deseas; es la que hace posible no desesperar cuando el tiempo se hace espeso y lento, cuando se retrasa lo que persigues o cuando el presente es duro o molesto. La paciencia mantiene la tensión del vivir aunque se sepa que esta no vaya a obtener un resultado inmediato; es lo que ayuda a mantener un sentido en lo que otros solo verían un “sin sentido”.

Movidos por la espera en la promesa de Jesús, muchos cristianos viven vigilantes trabajando por la justicia, sin dar cabida al desaliento, porque saben que, más tarde que temprano, volverá el señor de la boda para servirles él mismo. Alentados por esa espera, muchos creyentes viven con profunda paciencia las horas de dolor, con el tesón necesario para aguantar siempre un paso más, un momento más, un dolor más. Como aquellos que esperan vigilantes por la noche al ladrón, muchos amigos de Jesús viven con paciencia las horas monótonas del cotidiano vivir, de la rutina, del trabajo con la serena esperanza que la fuerza de la creación está en cada esfuerzo sencillo.

Pepe Ruiz Córdoba

Homilías anteriores

Auméntanos la fe

HOMILÍA DOMINGO XXVII T.O-C (2 octubre 2022) Lc 17, 5-10 El Evangelio de este domingo comienza con una petición muy clara de los discípulos a

Seguir leyendo »