Homilía del Domingo

Creer es un acto razonable que supera los límites de la razón

Jn 20, 19-31

II DOMINGO DE PASCUA

Ciclo C

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »

Creer es un acto razonable que supera los límites de la razón

Los evangelios son como un álbum de fotografías que nos muestran momentos. Pero entre una y otra foto, entre un momento y otro, en ese entretanto intuimos que ha pasado algo; que el personaje que aparece en la primera instantánea, siendo el mismo, es diferente al de la segunda.

Esto es lo que le ocurre a Tomás en el evangelio de este domingo. En la primera foto lo vemos resistiéndose a creer si no ve ni mete los dedos en el costado y los agujeros de las manos de Jesús. En la segunda diciendo “Señor mío y Dios mío”. Un vídeo nos hubiera permitido ser testigos de su entretanto, de su proceso interior. Porque Tomás no llega nunca a tocar a Jesús; pasa del no creer al creer; de la necesidad de verificar al buscar a tientas; de la necesidad de palpar a creer en el Amor, que no se toca, como lo que sostiene toda la realidad; pasa de la desconfianza a la sensibilidad para descubrir al Misterio que nos sostiene más allá de lo sensible.

Tomás somos todos nosotros. Y su proceso está llamado a ser el nuestro. Porque en nuestra vida nos movemos entre el no creer y el creer; entre la necesidad de ver y tocar y el construir la vida más allá de lo que vemos.

¿Están los tiempos que corren como para creer? ¿Creer es algo desfasado? ¿Es creer un acto de insensatez y de falta de cordura? Y todos aquellos que dicen creer, ¿creen de verdad?

El creer es como el acto de amar a alguien. Tú ves al otro o a la otra, puedes tocar su cuerpo y conocerlo en profundidad, sabes cuáles son sus aficiones y en qué invierte su tiempo. Pero la decisión de amar va más allá de todas estas cuestiones que son sensibles. El acto de amar se basa en el amor, que no se ve, y que trasciende los límites de lo que se percibe por los sentidos. Es una decisión que supera lo que se ve y sobre la que comienzas a montar tu vida desde la relación con la otra persona.

Creer es un acto razonable que supera los límites de la razón. Y contando nuestra experiencia podríamos poner lo que falta entre una foto y otra de Tomás. Creer es tener la experiencia de cómo Jesús irrumpe en tu existencia diciendo: “Paz a vosotros”. Sin casi saber cómo él se ha hecho presente en tu vida, ha atravesado tus puertas cerradas y tus miedos, tus superficialidades y desconocimientos, tus traumas y desconfianzas, tus historias reconciliadas y las que están enconadas. Y te ha vuelto a decir: “Paz a vosotros”. Y has sentido cómo te ha dado el aliento que te faltaba. Él no ha hecho de mago, sino de creador de sentido. Su Espíritu te ha dado un porqué para seguir, una razón para levantarte, un motivo para vivir tus días.

Y desde esa experiencia has tomado una decisión sobre la que se construye tu vida. Es una decisión fuerte en su fragilidad, estable en su inestabilidad, increíblemente segura en su debilidad. El Resucitado que ha irrumpido en tu existencia atravesando cerrazones y miedos, te ha dado un propósito y lo has hecho tuyo. Su envío es tu envío, su tarea comienza a ser la tuya. En tu vida cotidiana te sientes acompañado por una presencia que no ves, pero que te lanza en amor compasivo hacia los otros. Es como si sensatamente no necesitaras ver para creer que en cada rostro, en casa situación está el Resucitado esperando a que te entregues dándote a lo concreto que tienes por delante.

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »