Homilía del Domingo

Domingo de Ramos en la Pasión del Señor

Pasión según Marcos

DOMINGO DE RAMOS

Ciclo B

Homilías anteriores

Sígueme

HOMILÍA DOMINGO XIII T.O-C (26 junio 2022) Lc 9, 51-62 En estas latitudes es tiempo de calor. Y con altas temperaturas lo que se apetece

Seguir leyendo »

Alimento del camino

HOMILÍA CORPUS CHRISTI-C (19 junio 2022) Los que ya hemos cumplido algunos años nos suena una canción muy antigua, uno de esos clásicos de la

Seguir leyendo »

Diferencias que unen

HOMILÍA SANTÍSIMA TRINIDAD-C (12 junio 2022) Jn 16, 12-15 Antiguamente, o no hace tanto tiempo, cuando intentar explicar la Santísima Trinidad nos resultaba complicado y

Seguir leyendo »

Domingo de Ramos en la Pasión del Señor

A este domingo lo llamamos “de ramos”, pero es muy importante añadirle “en la pasión del Señor”. Es domingo de “ramos” y “pasiones”.

Al comenzar la eucaristía rememoramos la entrada de Jesús en Jerusalén. La gente lo aclama, lo acoge, lo recibe con palmas, ramos de olivo e improvisando la alfombra que pisa a su paso. Todo ello suena a eficacia y triunfo. Pero en breve los ramos desaparecen y comienza el relato de la pasión, que es la antítesis de lo anterior. En él se masca el rechazo y el fracaso. Pero Jesús, en expresión de San Juan de la Cruz, “ni coge las flores ni teme a las fieras”; ni se entretiene con los ramos, ni lo frenan las pasiones. Él vive con realismo el triunfo y con lucidez y fortaleza el fracaso.

“Ramos” y “pasiones” son dos elementos consustanciales a la vida. Es como si Jesús, contemplándolo en este domingo, nos enseñara a vivir la vida en lo que tiene de cruz y de gloria. Muchas veces nos centramos sólo en uno de los aspectos y nos polarizamos. Y así, podemos convertirnos en hombres y mujeres de “ramillete” pasándonos la vida compitiendo, pero sólo cuando nos sabemos ganadores; o dependiendo de los buenos resultados en todo sin ser capaz de aguantar las frustraciones; o tolerando sólo a los que te ofrecen ramos; y obsesionados con ser floreros vistosos. Otras, sin embargo, nos hacemos “adictos a la pasión” y nos transformamos en seres necrófilos, rígidos en la responsabilidad y el control; u optando por construirnos desde nuestras zonas oscuras; o poniendo la norma y la idea por encima de las personas y al servicio de la búsqueda de seguridades; o dispuestos a la entrega total pero sin entrañas de misericordia.

Hoy, contemplando a Jesús, se nos invita a integrar “ramos” y “pasiones” en una misma celebración y en una misma vida. Lo central en Jesús es vivir con absoluta fidelidad a la misión encomendada. Buscando ese objetivo le sobrevienen momentos de ramos y momentos de pasión. Unos, los de ramos, los vive con mucho realismo, no se extasía en ellos, ni fantasea, ni alimenta deseos megalómanos. Otros, los de pasión, los afronta con sentido, con capacidad de aguante, permaneciendo en la noche y en la dificultad, afrontando la frustración y el fracaso desde convicciones más profundas.

La vida es como un “Domingo de Ramos en la Pasión del Señor”. Tiene el sabor dulce y amargo del haroset y las hierbas amargas de la pascua judía. Lo que nos sostiene y guía es tener un norte, un sentido, un porqué. Algo que sostenga nuestra vida desde el hondón de ella, no desde los niveles más superficiales. Algo que dé sentido a las pasiones: desde las más triviales a las más grandes; desde el esfuerzo por levantarse y enfrentarse a la repetición del monótono cotidiano hasta la de soportar la pesada cruz de la contrariedad. Es tener la sensatez necesaria para no instalarnos fantasiosamente cuando todo nos vaya bien; para no emborracharnos de triunfo o vivir desde nuestras ensoñaciones de grandeza.

En el mundo de la imagen hay dos que se convierten en icónicas: un pollino y una cruz. Son dos catequesis de cómo afrontar las “glorias” de la vida y las “cruces” de la existencia. Cuando toque la gloria, vivirlas con la sensatez y el realismo del que cabalga en una borrica. Cuando toque la cruz, encararla como el que está clavado en ella. Jesús, amigo, hermano, compañero y, siempre, maestro.

Homilías anteriores

Sígueme

HOMILÍA DOMINGO XIII T.O-C (26 junio 2022) Lc 9, 51-62 En estas latitudes es tiempo de calor. Y con altas temperaturas lo que se apetece

Seguir leyendo »

Alimento del camino

HOMILÍA CORPUS CHRISTI-C (19 junio 2022) Los que ya hemos cumplido algunos años nos suena una canción muy antigua, uno de esos clásicos de la

Seguir leyendo »

Diferencias que unen

HOMILÍA SANTÍSIMA TRINIDAD-C (12 junio 2022) Jn 16, 12-15 Antiguamente, o no hace tanto tiempo, cuando intentar explicar la Santísima Trinidad nos resultaba complicado y

Seguir leyendo »