Homilía del Domingo

El amor que purifica

Mc 7, 1-23

DOMINGO XXII T.O.

Ciclo B

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »

El amor que purifica

HOMILÍA DOMINGO XXII T.O-B (29 agosto 2021) Mc 7, 1-23

No hace mucho tiempo se decía que la “letra con sangre entra”. Y se utilizaba la palmetada en la mano, el arrojar la tiza, el tortazo o el ponerse de rodillas con lo brazos en cruz como instrumento pedagógico. Elementos de la educación que estaban normalizados y bien vistos. Pero en esa misma época en la educación religiosa se usaba otro principio de la misma familia didáctica: “la fe con el miedo entra”. Y la catequesis y la predicación reforzaban una moral férrea donde no vivir lo establecido podía tener consecuencias eternas. En líneas generales, esta forma de iniciar en la fe alimentaba muchas culpabilidades. Nos podemos imaginar las consecuencias que tenía en los “yo torturados” con tendencias neuróticas y perfeccionistas. Pero todo pasa, ¿verdad? Tenemos que recurrir a la famosa “ley del péndulo” que nos lleva al extremo opuesto. Así, a nivel pedagógico, hoy se vive lo de “culto a la persona aunque no entre la letra”. Y en lo religioso, “la fe, ni con miedo entra”. Hemos pasado de una vivencia de la fe aplastada por la moral a otra sin consecuencias éticas; de una predicación moralizante a otra donde cuesta relacionar la fe y la vida. Lo general es vivir al margen de la fe. Le seguiría una vivencia de la fe no personalizada que no afecta a los distintos órdenes de la vida. Desde luego, también están los que viven su fe en un proceso de creciente profundización. Y lo curioso, si tenemos en cuenta los tiempos en los que vivimos, los que viven con una necesidad dependiente agarrados a un conjunto de normas.

Con personas que se sitúan así se encuentra Jesús en el evangelio de este domingo. Un grupo de personas muy religiosas le reprochan que sus discípulos no vivan de acuerdo con las tradiciones de los mayores. La cuestión es esa, que eran tradiciones de los mayores, no tanto prescripciones basadas en la Escritura. Y es cuando Jesús se pone “asertivo”, es decir, no ofende, sino que dice lo que piensa ajustándose a la verdad. Claro, y eso ofende mucho. Les dice que su culto es vacío, que su corazón está lejos de Dios, que prefieren la tradición de los hombres a la voluntad de Dios y que lo que nos hace impuros es lo que hay en el corazón de cada uno.

Cada tiempo tiene elementos que favorecen la vivencia de la fe, y otros que nos ponen en la tentación de abandonarla o deformarla. En este momento que nos ha tocado vivir existen dos tentaciones que se encuentran cada una en el extremo opuesto. Una de ellas está representada por los fariseos y escribas del evangelio. Ante la increencia del contexto algunos tendemos a replegarnos y defendernos del ambiente que sentimos como hostil. Necesitamos creernos poseedores de la verdad basando la relación con los de fuera en un ataque a su inmoralidad o ignorancia. Nuestra seguridad se basa en el cumplimiento estricto de una serie de normas que siempre tienen la última palabra. La misericordia en las situaciones de la vida queda subordinada al cumplimiento de la ley. La otra tentación es una vivencia de la fe acomodada. En un mundo donde se desplazan los elementos religiosos, la fe vivida de esta manera sólo consistiría en no desplazarlos, sino conservarlos. Lo que diferenciaría a un creyente de un no creyente es que el primero tiene prácticas de índole religiosa, pero que no afectan a la vida. La alternativa cuál sería: personas con una fe personalizada que vivan con actitud de discernimiento. Una fe que se construya desde un encuentro que llame a un proceso de conversión. Creyentes que colaboren con la iniciativa gratuita del Espíritu creando esas condiciones de posibilidad que permitan el crecimiento. Hombres y mujeres que sepan aplicar pensamiento para dar razón de su esperanza; que se habitúen a entrar en el silencio gratuito de la contemplación de la Palabra o de la celebración; que intenten vivir con calidez evangélica lo cotidiano de la existencia; que sepan preguntarse cómo actuar en cada momento según el querer de Dios .

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »