Homilía del Domingo

El cielo ya está en la tierra

Lc 20, 27-38

DOMINGO XXXII T.O.

Ciclo C

Homilías anteriores

Enseñar y curar

HOMILÍA DOMINGO III T.O-A (22 enero 2023) Mt 4, 12-23 Es probable que muchos hayamos tenido una semana intensa; o hayan pasado los días sin

Seguir leyendo »

Entre la gente

HOMILÍA BAUTISMO DE JESÚS-A (8 enero 2023) Mt 3, 13-17 Todos sabemos que el tiempo de Navidad termina con la fiesta del Bautismo de Jesús.

Seguir leyendo »

Magos y buscadores

HOMILÍA EPIFANÍA DEL SEÑOR-A (6 enero 2023) Mt 2, 1-12 Un año más nos encontramos celebrando la Solemnidad de la Epifanía del Señor, el Día

Seguir leyendo »

El cielo ya está en la tierra

HOMILÍA DOMINGO XXXII T.O -C (6 noviembre 2022) Lc 20, 27-38

Resulta curioso que Jesús tuvo sus grandes conflictos con la gente religiosa de su época. Con ellos se “peleó” porque veía a Dios de otra manera, porque se sentía con autoridad para perdonar pecados, porque se juntaba con pescadores o comía con publicamos. Curioso, ¿verdad? En el evangelio de hoy pasa algo parecido. En esta ocasión el tema es la resurrección y el grupo al que se enfrenta era el de los saduceos. Por regla general era gente acomodada; su fe sólo tenía consecuencias en esta vida; la otra, no existía. Así se acercan a Jesús con un argumento trampa. Según la Ley del Levirato, para procurar la descendencia, si un hombre moría sin hijos el hermano del difunto debía casarse con la viuda para que fuera posible. El ejemplo era lo suficientemente exagerado como para desistir de una vida después de la muerte: después de casarse con siete sin tener prole, en la vida eterna, ¿de quién será mujer? Total, gente piadosa que no creía en la resurrección de los muertos. ¿Nos parece raro esto? Pues si lo mismo lo consideramos con cierta atención pudiéramos encontrarnos con que es lo más generalizado. Veamos.

Si bien es verdad que la práctica sacramental sigue cayendo con rapidez, no así ocurre con las Misas de difuntos. Bodas hay muy pocas, comuniones cada vez menos, ordenaciones son rarísimas, confesiones casi brillan por su ausencia, las unciones de los enfermos siguen dando miedo, y los bautismos y las confirmaciones van cayendo al mismo ritmo. Pero rara es la persona que fallece y deja escrito que no quiere ceremonia religiosa. Y los familiares del difunto, en ocasiones, hasta piden esa Misa de la que llevan sin participar años. Pero, pasado el tiempo, se dice: “Allí donde esté”, “Si los recordamos no morirán del todo”, “Lo mismo hay algo”. Pedimos la Misa porque es lo único que podemos hacer en esta vida ya que la otra…

Vamos a dar un pasito más. La limitación, la vejez, el final, la tragedia, la muerte del inocente hemos de tomarla con seriedad y respeto. Alguien dijo un día: “¡Qué pena llegar a viejo!”. La vejez y la enfermedad nos lo roban todo; y de forma mucho más traumática la tragedia que sobreviene; o el espanto de millones de personas que mueren sin tener que hacerlo. Si por una lado todas estas realidades cuestionan nuestra fe, por otro, las afrontamos como si no hubiera un más allá. Nos aferramos a la precaria salud para no dejarnos caer por las laderas de la muerte; y ni siquiera intentamos sostenernos con la esperanza de que el accidente, el hambre o la guerra no tendrán la última palabra. Porque eliminada la vida eterna, enterramos definitivamente la esperanza.

Sin embargo, Jesús vivía con tanta intensidad la vida presente como consideraba la futura. Podía entregarse a los rigores de la pobreza, del llanto o la persecución porque sabía que, más allá, en el Reino de los Cielos sería consolado. Él podía dar la razón radical a Dios porque sabía que, posponiendo su voluntad, sería acogido por el que se encontraba más allá del aparente fracaso rotundo. Para Jesús el cielo ya estaba en la tierra, porque el vivir no dependía del cerebro o el corazón, sino de la fe. Para él, la vida terrena sólo era una manera de estar con su Padre, con él seguiría estando cuando se “sentara” a su lado. Porque pensaba en la dimensión eterna podía estar de corazón en todo lo que hacía, creer en la fuerza de lo pequeño o no sucumbir ante el fracaso. Porque miraba más allá de su propia muerte sentía como estación de paso el llanto, el luto, el dolor, la injusticia. Porque consideraba lo que había allá sacaba todo el jugo al acá, a la alegria sencilla, al comer con los amigos, a los momentos de oración.

Pepe Ruiz Córdoba

Homilías anteriores

Enseñar y curar

HOMILÍA DOMINGO III T.O-A (22 enero 2023) Mt 4, 12-23 Es probable que muchos hayamos tenido una semana intensa; o hayan pasado los días sin

Seguir leyendo »

Entre la gente

HOMILÍA BAUTISMO DE JESÚS-A (8 enero 2023) Mt 3, 13-17 Todos sabemos que el tiempo de Navidad termina con la fiesta del Bautismo de Jesús.

Seguir leyendo »

Magos y buscadores

HOMILÍA EPIFANÍA DEL SEÑOR-A (6 enero 2023) Mt 2, 1-12 Un año más nos encontramos celebrando la Solemnidad de la Epifanía del Señor, el Día

Seguir leyendo »