Homilía del Domingo

El escándalo de la fe

Mc 6, 1-6

DOMINGO XIV T.O

Ciclo B

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »

El escándalo de la fe

HOMILÍA DOMINGO XIV T.O-B

Hace tiempo fui testigo de una experiencia entrañablemente familiar. Concha y Luis salieron a la terraza para recibir a su nieto. Estaban tan orgullosos de él que comenzaron a llamar a los vecinos para que vieran al jovenzuelo tan grande, tan guapo y tan listo que tenían. Todos, creo que con franqueza, alababan las bondades del muchacho: un joven que había vivido con ellos y se había promocionado. Pero, en el fondo, sabían quién era: lo habían visto nacer y jugar por su calles, era el hijo de Pepi y nieto de Concha y Luis. Esa cercanía, por un lado, les llenaba de orgullo; pero, por otro, les impregnaba de realismo. Sí, es joven, guapo y estudiado pero, al fin y al cabo, el nieto de los vecinos. Salvando las infinitas distancias, ¿no es eso lo que le ocurrió a Jesús? Viene de Cafarnaún donde ha tenido éxito y en su pueblo se queda extrañado de la falta de fe de sus paisanos Allí sólo pudo hacer algunos milagros y se tiene que “buscar las habichuelas” por los pueblos de alrededor. Sí, sí, habían oído hablar de todo lo que iba diciendo y haciendo, pero no dejaba de ser el carpintero hijo de María.

Pero, ¿qué tiene de extraño que no crean que un carpintero de un pueblo insignificante sea el Mesías? ¿Dónde está el escándalo, en que no crean o en creer? ¿Es escandaloso la cantidad ingente de no creyentes? ¿O es la misma fe una propuesta escandalosa?

A esa sinagoga de pueblo fueron muchos que viendo lo que tenían por delante se rindieron a las solas evidencias de la razón. Ese chaval venía de donde venía y podía ser lo que era. Tomaron una decisión con respecto a él y siguieron su vida al margen de Jesús, el ex-carpintero e hijo de María. Algunos, sólo algunos, fueron como los demás y vieron lo mismo, pero no se quedaron en las apariencias. Sus anhelos más hondos conectaron con el mensaje de aquel muchacho. Y tomaron una decisión seriamente fundamentada más allá de la razón. Aceptaron al que trabajó en la carpintería como respuesta de Dios a su pueblo. Sobre esta decisión, al mismo tiempo tan contundente y tan frágil, reconstruyeron su vida. De la misma manera que experimentaron el milagro del creer, se embarcaron en una aventura que los hacía diferentes, que les exigía la vida y que los ponía en situación de continua búsqueda. Fueron a ver al vecino, se encontraron con Jesús y su vida se convirtió a su mensaje y a su proyecto.

Nuestra vida es una sinagoga de Nazaret a la que acudimos a ver al Dios mediado. En ella vemos a un joven de oficio y familia conocida. En la sinagoga de nuestra vida sólo vemos mediaciones vulgares y cotidianas. Incluso esas mediaciones pudieran tener nombre de “sagrado”, la Sagrada Biblia, la Sagrada Forma, el Sagrado Templo. Pero lo que veo es a un carpintero, a un libro, a trocito de pan y a un edificio más o menos bello. Hay algo de nosotros que siempre nos empuja a rendirnos a la evidencia, a desdeñar presencias ocultas, o considerar a Dios como simple entelequia alejada de toda realidad. Pero también, en nuestro interior, vive el que un día se encontró con Alguien; su mirada comenzó a ser límpida y aguda; comenzó a considerar la sacralizad de toda la realidad habitada por Dios; fue dejando libre los caminos del corazón para Jesús; comenzó un proceso de conversión; y se apuntó al voluntariado del Reino. En realidad son muy poquitos; y no todos los que dicen que creen.

Y a ese carpintero que se escandaliza por la falta de fe nos confiamos en nuestra lucha continua e interna de abandonarnos como hijos y hermanos al escándalo de la fe.

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »