Homilía del Domingo

El Espíritu lo impulsó al desierto

Mc 1, 12-15

DOMINGO I CUARESMA

Ciclo B

Homilías anteriores

Auméntanos la fe

HOMILÍA DOMINGO XXVII T.O-C (2 octubre 2022) Lc 17, 5-10 El Evangelio de este domingo comienza con una petición muy clara de los discípulos a

Seguir leyendo »

El Espíritu lo impulsó al desierto

Detrás de muchas palabras hay experiencias, vivencias, imágenes, recuerdos… Así que cuando las pronunciamos, de forma inconsciente nos retrotraemos a lo vivido y nuestro cuerpo, desconectado de nuestro pensamiento, habla de lo evocado por esa palabra. Para muchos decir “adviento” o “navidad” es luz, color, fiesta, esperanza. Decir, sin embargo, “cuaresma” es motivo para que el rostro se avinagre y, además de oler a incienso, se huela a pecado, penitencia, ayuno y sacrificio. ¡Pobre cuaresma! Vamos a rescatarla centrándonos en la Palabra.

El evangelio nos dice que el Espíritu impulsa a Jesús al desierto donde es tentado por Satanás a no llevar adelante los planes de Dios. Pero vence a la tentación y se pone al servicio del Reino marchando a Galilea para anunciarlo. Para acoger ese Reino, que está cerca, invita a volver a Dios, a convertirse; y a creer en la Buena Nueva, aunque las circunstancias externas sean fuentes de malas noticias.

El desierto es imagen del lugar de la tentación y de la prueba. Es la experiencia de tener que elegir entre dos caminos contrapuestos. En el desierto el corazón y la cabeza no se ponen de acuerdo. Es el tiempo donde hasta las convicciones más asentadas se tambalean. Y como Jesús fue impulsado por el Espíritu al desierto, este mismo Espíritu puede hacer de dicho desierto una experiencia espiritual. En los momentos donde somos tentados a elegir lo que se opone al plan de Dios el Espíritu nos llama al combate del discernimiento.

¿Nunca habéis oido hablar del “demonio pinchapapas”? Y es que le hemos echado imaginación cuando hemos pensado en él. Satanás es todo aquello que se opone a los planes de Dios. Hasta Pedro fue llamado así cuando fue obstáculo al camino de Jesús. Hay muchos tipos de “demonios”. Cada uno tiene sus fortalezas y sus debilidades. Voy a presentar tres grupos de ellos y el “demonio del demonio”.

Al primer grupo de demonios lo llamaremos de la “horizontalidad”. Hay muchos niveles. El más agudo sería el casi vivir para cubrir las necesidades primarias. Es un demonio muy tosco, pero efectivo. Es vivir con la mirada puesta en la superficie, sin entrar en lo que ocurre, ni en lo que se experimenta, ni en la profundidad de la vida, ni de Dios. Pero este demonio puede disfrazarse de cierta profundidad. Y así aparecer en forma de “religiosidad superficial”, que bajo la apariencia del cumplimiento mantiene a raya cualquier atisbo de hondura. Tiene una versión de lujo: la del “joven rico” o de las “almas concertadas” que, teniendo una pinta estupenda, le falta entrar en las profundidades del encuentro. O aquellos que siendo defensores de lo que consideran la verdad, sacrifican en su altar hasta lo más querido. En este caso la medicina clásica se llama “oración”. Es la profundidad de vida, la mirada contemplativa que taladra la realidad, la lectura orante de la Palabra, los espacios de intimidad que recrean y enamoran, la actitud de discernimiento.

Al segundo grupo de demonios lo vamos a llamar de la “tranquilidad”. Como en las demás gamas tenemos desde el nivel más elemental al “premium”. Comenzamos con el demonio “comodidad”. Éste es básico, pero bastante eficaz. Se convierte en el criterio desde el que optas en todos los aspectos de la vida. Lo mejor sería siempre lo más cómodo. El demonio “seguridad” es más sofisticado. Pues la tranquilidad no se busca enlo que sea más cómodo, sino en lo que proporcione la sensación de seguridad. Se puede vivir de la manera más entregada y comprometida que pudiera existir, pero eso concreto que me produce seguridad es intocable. Y después estaría el demonio “prestigio”. Porque sólo estoy tranquilo si soy el centro de algo. Y no siempre se hace por “maldad”, en ocasiones nos arrastramos lo que nos haga falta para poder llamar la atención y así sentir que existimos. Aquí la medicina clásica se llama “ayuno”, en tanto que ejercicio de libertad. Es la sensación de “estómago vacío”, la de optar por algo que nos descoloque; la de ir dejando ir lo que parece que me pone el suelo por debajo de los pies; la de optar por estar colaborando y compartiendo más que exhibiendo nuestras potencialidades.

El último grupo de demonios lo vamos a llamar de la “separación”. Es el intento de vivir separando las dos caras de una misma moneda; o queriendo beber agua tomando el oxígeno por un lado y el hidrógeno por otro. Es vivir la fe como algo totalmente ajeno a la vida; o la vivencia de los sacramentos como independiente al carácter social o político de la fe; o nuestro tierno cariño a los más íntimos como lo opuesto al cuidado del que no conozco; o la defensa a los iguales como la excusa del ataque a los diferentes. Este demonio tiene bastante aceptación entre muchos creyentes. Algunos incluso que le hemos dado derecho a una partida de bautismo. Esta seria la versión “conservadora” de este tipo de demonios. Es la que más frecuenta entre los creyentes. Actualmente se da menos la versión “progresista”. Es la de aquellos que separan acción social de evangelización; los que se contenta con un progreso, aunque sea al margen de Dios; los que entenderían el desarrollo humano sin dimensión espiritual. Aquí la medicina clásica se llama “limosna”, en tanto que ejercicio de ofrenda existencial gratuita, concreta y universal. Es el ejercicio de lanzarse a la realidad que nos envuelve como a los brazos de Dios; de la búsqueda de Dios en las profundidades de las situaciones vividas; y haciendo de buen samaritano poniéndonos, sin dar rodeos, en el camino de los apaleados de la vida.

Si te das cuenta la vida es un continuo desierto porque siempre estamos en estado de tener que elegir, de esforzarnos por encontrar, de desprendernos de algo para elegir lo que queremos, de forzar la mirada para discernir por dónde sopla el aire del Espíritu. Y, si miramos con benevolencia, los demonios los descubriremos como esas realidades incómodas y amenazantes pero que nos ponen en situación de vida; que nos hacen renovar, en medio de los peligros que acechan el crecimiento, nuestra opción por el Dios de la Vida.

Homilías anteriores

Auméntanos la fe

HOMILÍA DOMINGO XXVII T.O-C (2 octubre 2022) Lc 17, 5-10 El Evangelio de este domingo comienza con una petición muy clara de los discípulos a

Seguir leyendo »