Homilía del Domingo

Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación

Mc 16, 15-20

ASCENSIÓN

Ciclo B

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »

Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación

HOMILÍA ASCENSIÓN-B

Antes se decía que había tres jueves en el año que brillaban más que el sol, Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión. Pero aunque no lo celebremos en jueves, la Ascensión brilla con luz de Resucitado. Es obvio que hoy no hacemos fiesta por un desplazamiento físico: Jesús va de abajo hacia arriba. La Ascensión es un eco de la Resurrección: ese Jesús que murió por todos nosotros, ¡ha resucitado!, ¡está vivo!, ¡es el Señor!, ¡ha vuelto junto al Padre! Pero para ese viaje de retorno no se ha deshecho de su humanidad, sino que la ha elevado. La Ascensión es día de dignificación de la humanidad; es recuerdo de esperanza; convicción de que el camino puede tener muchos obstáculos, pero el buen final está garantizado.

El evangelio de este domingo, donde se nos relata que Jesús es elevado al cielo y está sentado a la derecha de Dios, pone mucho énfasis en la misión. El que vino para ofrecernos su existencia ha podido volver al Padre, pero desde allí sigue intercediendo por nosotros, sigue siendo ofrenda. Su irse es un estar con nosotros de forma distinta. El Verdadero Misionero nos deja a nosotros como pregoneros de la Buena Noticia.

Pero todo el que dice creer en Jesús, ¿llega a vivirse como enviado por él a anunciar el Evangelio? Pues, no; de la misma manera que, pudiendo alcanzar todos la madurez, algunos nos quedamos a medio camino, al menos en algún aspecto. Entonces, ¿cuáles serían las etapas que hemos de recorrer para llegar a esa madurez del seguimiento que nos haría sentirnos enviados por el que está a la derecha del Padre? Vamos a indicar de forma tosca tres. En primera instancia, normalmente comenzamos a seguir a Jesús por lo que nos da, por lo que recibimos de él: la paz, el alivio de nuestra culpabilidad, sensación de no estar sólo, seguridad en la incertidumbre … Mucho tiempo después, comenzamos a conocer a ese Jesús que pensábamos que seguíamos. Es curioso que lo que nos hace pasar de una etapa a otra normalmente es una crisis. Y ya en tercer lugar, nos sentimos enviados por el que seguimos. Es en esta última etapa donde sentimos que somos lo que siempre creíamos que debíamos ser. Antes lo de la misión era un mandato externo que nos costaba asumir; ahora es algo que brota con naturalidad. Con sacrificio, pero sin esfuerzo, nos sentimos pregoneros del Evangelio. Y lo curioso es que caen todos los imaginarios de lo que pensábamos debería ser la evangelización. Nos damos cuenta que eso de evangelizar es vivir la fe en la realidad de la vida cotidiana, confirmando nuestras palabras con los frutos de buenas obras.

¿Es posible recorrer esta etapas? En la vida cristiana todo es un don y una tarea. El Espíritu hace posible lo humanamente imposible si nosotros colaboramos creando condiciones que posibilitan el avanzar en el proceso del seguimiento. Indico tres actitudes necesarias. La primera: nunca abandones la búsqueda de la verdad sobre ti mismo aunque el camino te haga pasar por tus peores infiernos. La segunda: nunca dejes de buscar a Dios en la interioridad aunque tengas que frecuentar con frecuencia los desiertos secos y poblados de los demonios interiores. La tercera: no dejes de vivir de forma comprometida aunque descubras que tus compromisos están llenos de ambigüedades.

Y, no lo olvides, el que ha ascendido está en lo íntimo de tu intimidad llamándote y haciendo posible la madurez del seguimiento.

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »