Homilía del Domingo

Jesús ha resucitado

Jn 20, 1-9

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

Ciclo C

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »

Jesús ha resucitado

Hay cuestiones de las que es fácil hablar. Otras, sin embargo, de por sí son inexplicables, pero necesitamos hablar de ellas. Y, por eso, buscamos ideas y palabras que nos ayuden a decir lo más parecido a lo que pudiera ser la realidad. Entonces decimos que hay realidades de fe que son “Ya, pero todavía no”. Por ejemplo, la Resurrección. “Ya” porque Jesús ha resucitado venciendo a la muerte. “Todavía no” porque, aunque vencido, el sufrimiento sigue dando guerra.

Así es la teología. Pero a ésta, ¿pudiéramos aplicarle algunos principios matemáticos? ¿El producto varía si cambiamos los factores? ¿Es lo mismo decir “Ya, pero todavía no”, que “Todavía no, pero ya”?

En este caso, teología y matemáticas van de la mano. Aquí el orden de los factores no altera el producto. Pero, es más, los humanos solemos ver la realidad así. Aunque estemos en Domingo de Resurrección, aunque ya no sea Viernes Santo, aunque vuelva el Gloria y el Aleluya a nuestra liturgia, aunque los ornamentos sean de color blanco, todavía hay sufrimiento. Pero entonces, ¿dónde queda la Pascua? En que tenemos motivos para esperar que, desde “YA”, el mal aparejado a la muerte no tiene la última palabra. En Pascua de Resurrección el “YA” ponlo detrás o delante, pero ponlo. Porque es ese “YA” es el que da sentido al “todavía no”.

Aunque todavía no puedas dejar de llorar, de sufrir y de angustiarte; aunque sigas sintiéndote roto ante la tragedia de la vida; aunque sigas sin entender el porqué de lo ocurrido; aunque sea todo un milagro que puedas tirar de tu vida; aunque seas víctima de todo aquello que el ser humano puede llegar a hacer… “YA” están contados los días del llanto, del luto y del dolor. Tu vida pudiera ser como un sepulcro vacío. Todavía es sepulcro, pero ya está vacío. En él caben las lágrimas, pero ya se promete una sonrisa. Él es lugar de muerte, pero se convertirá en símbolo de la Vida. A él llegan los que han llegado al final de su vida, pero se ha convertido en estación de salida hacia Otra.

Pero aunque ya pudiéramos celebrar la victoria sobre la muerte y el sufrimiento, “TODAVÍA NO” podemos dejar de luchar por las víctimas. Porque Jesús ha resucitado ya se están forjando arados de las espadas, pero todavía no podemos dejar de luchar por romper la espiral de la violencia. Porque Jesús ha resucitado ya nadie será menos por ser diferente, pero todavía no podemos dejar de luchar por calmar al xenófobo que llevamos dentro. Porque Jesús ha resucitado ya está amaneciendo un mundo donde, da igual donde vivas, podrás comer con sencillez, vestir con dignidad y aprender con posibilidades, pero todavía no podemos dejar de luchar por repartir con sensatez los bienes de este mundo. Porque Jesús ha resucitado va llegando el día en que la naturaleza y el ser humano vayan de la mano, pero todavía no podemos dejar de luchar por no agredir al planeta que nos acoge.

Ya han dejado de sonar los tambores de la semana de pasión, pero comienzan a sonar los de la esperanza en la Vida. Como dice el musical de Los Miserables: “Te unirás a nuestra fe, te necesito junto a mí, porque tras esta barricada hay un mañana que vivir. Canta el pueblo su canción, oyes el eco del tambor son los redobles del futuro que empieza hoy”.

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »