Homilía del Domingo

La puerta estrecha

Lc 13, 22-30

DOMINGO XXI T.O.

Ciclo C

Homilías anteriores

Sal fuera

HOMILÍA DOMINGO V CUARESMA-A (26 marzo 2023) Jn 11, 3-45 Todos nosotros hemos tenido que acompañar a muchas personas que han perdido a un ser

Seguir leyendo »

Escuchadlo

HOMILÍA DOMINGO II CUARESMA-A (5 marzo 2023) Mt 17, 1-9 Este domingo la liturgia nos ofrece el evangelio donde se nos narra la Transfiguración. Y

Seguir leyendo »

No hacer frente

HOMILÍA DOMINGO VII T.O-A (19 febrero 2023) Mt 5, 38-48 Afortunadamente, el ser humano tiene una capacidad impresionante para adaptarse. Puedes vivir cerca de un

Seguir leyendo »

La puerta estrecha

HOMILÍA DOMINGO XXI T.O-C (21 agosto 2022) Lc 13, 22-30

Dicen que “en tiempos de sandías breves las homilías”; o en una línea más radical: “en tiempos de melones no hay sermones”. Y pareciera que existe una relación entre la gastronomía y la liturgia en tiempos de calor. Porque cuando vamos a Misa en pleno verano, es como si se apetecieran textos bíblicos suaves y refrescantes, a modo de gazpacho fresco. Y si el evangelio que toca es duro y sustancioso es como si te estuvieras comiendo un potaje contundente con cuarenta grados centígrados de temperatura. Pues me da la impresión que el evangelio de este domingo es comida de invierno en plena canícula.

Nos habla de una “puerta estrecha” por la que hemos de entrar. La “puerta” vamos a considerarla como una imagen que nos expresa actitudes profundas. En la vida, de una forma más o menos consciente, vamos eligiendo por qué tipo de puertas queremos entrar. Están las «anchas» que suponen un vivir centrados en nosotros mismos. Pasar por una ancha es vivir de tal forma que haga o deje de hacer en función de mis propios intereses. La «estrecha» es la de Jesús. Esta es más incómoda porque supone no quedarse en uno mismo, sino ir más allá, trascenderse. Para ello es muy importante encontrarse con Jesús y asumir los valores del Reino. Estos se convierten en el motor para que viva en un continua peregrinación de mí hacia el otro. La cuestión es que la puertas no siempre y en todo momento son del todo diferenciables. Puedes incluso creer que vas pasando de lado y encogido puertas por las que podrían transitar camiones. Ante tal complejidad necesitamos del discernimiento, de elementos que indiquen el tipo de puerta que pasamos. Asumiendo el riesgo de ser superficial por no atender a la complejidad de la vida me atrevo a compartir uno. La puerta ancha deja un sabor suave, pero amargo. Es la mirada retrospectiva del que siente cómo ha perdido la vida por no gastarse demasiado. Por el contrario, el descentrarse te hace caminar por un sendero que, mirado en la distancia, te descubre una sensación áspera, dura, pero reconfortante.

El Evangelio también nos habla de «últimos que serán primeros y primeros que serán últimos», de poder haber comido y bebido con Jesús y no conocerse. Y esto que parece tan complejo, sin embargo, es algo muy habitual. Has podido trabajar con una persona cuarenta años, ocho horas diarias, de lunes a viernes y, aunque parezca extraño, no conocerla. Hemos compartido tareas, espacios, tiempos e, incluso, comidas, pero nunca hubo un encuentro, un conocimiento interno. Y lo contrario, has podido coincidir con alguien dos veces y esas pocas ocasiones ser el comienzo de un encuentro profundo. Los primeros a los que se anunció el mensaje no acogieron a Jesús. Terminaron cediendo el puesto en la fila a los que venían de atrás, a los paganos, a los idólatras y no religiosos.

Pero a poco que lo consideres, esta es una interpelación demasiado contundente para tiempos de calor. Porque, ¿pudiéramos estar habituados a Jesús y no conocerle? ¿Pudiéramos tener un trato frecuente con sus cosas y no haber un vínculo fuerte? ¿Cuántos restauradores de Biblias que se pasan las horas tocando las Escrituras están ajenos a la Palabra? ¿Cuántos limpiadores de templos que casi viven cerca de sagrarios e imágenes son ajenos a lo que les rodea? ¿Pudieran haber curas, monjas o laicos comprometidos que creyéndose los primeros no lo fueran tanto? ¿Hay personas que sintiéndose últimas en esto de religión acogen los valores del Reino de tal forma que se pasen la vida pasando por la «puerta estrecha» del servicio generoso, solidario y abnegado?

Pepe Ruiz Córdoba

Homilías anteriores

Sal fuera

HOMILÍA DOMINGO V CUARESMA-A (26 marzo 2023) Jn 11, 3-45 Todos nosotros hemos tenido que acompañar a muchas personas que han perdido a un ser

Seguir leyendo »

Escuchadlo

HOMILÍA DOMINGO II CUARESMA-A (5 marzo 2023) Mt 17, 1-9 Este domingo la liturgia nos ofrece el evangelio donde se nos narra la Transfiguración. Y

Seguir leyendo »

No hacer frente

HOMILÍA DOMINGO VII T.O-A (19 febrero 2023) Mt 5, 38-48 Afortunadamente, el ser humano tiene una capacidad impresionante para adaptarse. Puedes vivir cerca de un

Seguir leyendo »