Homilía del Domingo

Le miró con cariño

Mc 10, 17-30

DOMINGO XXVIII T.O.

Ciclo B

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »

Le miró con cariño

HOMILÍA DOMINGO XXVIII T.O-B – Mc 10, 17-30

En esto de la informática los progresos son muy rápidos. En lo que se refiere a los juegos electrónicos yo me quedé en que tenías que ir superando una serie de niveles, de pantallas para poder llegar al final del juego. Todos los usuarios disfrutábamos del entretenimiento, pero no todos estábamos en la misma pantalla. Los que más avanzaban siempre eran los que más jugaban, los que más se implicaban. Con el perdón de Santa Teresa se me venía a la mente Las Moradas. Ella imaginaba el alma como un diamante en forma de castillo. El castillo tiene siete estancias y la vida espiritual es un proceso que te va llevando hacia las habitaciones más internas donde está la íntima comunión con Dios. Todos los cristianos estamos en el castillo, pero cada uno ha puesto su campamento base en una de las Moradas. Son muchos los que muestran deseos, pero llegados a un límite se paran. Sienten necesidad de que la vida no se les desconcierte mucho; reman mar adentro pero quieren tener la costa cerca. ¿Podrías poner un ejemplo? Claro, el personaje del evangelio que nos toca este domingo. Esta persona se acerca a Jesús corriendo y le pregunta angustiado: “Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?”. Jesús le responde intuyendo el conflicto interno que vive. Le recuerda los mandamientos con la certeza de que él ya sabe eso. De hecho, los vive desde pequeño. Pero lo que está en cuestión no es “salvarse”, con todo lo absolutamente importante que es, sino pasar de nivel, de pantalla, de Morada en esto del seguimiento. Y mirándolo con mucho cariño, ofreciéndole con amor lo que sólo su libertad puede elegir, le muestra el camino: “Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dale el dinero a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego sígueme”. Pero se marchó triste, porque deseando seguirle eligió sus riquezas.

Lo que nos plantea este evangelio no es si vamos a ir o no al cielo, sino hasta dónde vamos a llegar en eso de ir tras Jesús. Del juego electrónico todos participamos, pero ¿en qué nivel o pantalla nos encontramos? En el castillo interior vivimos, pero ¿en qué Morada hemos puesto la habitación? Según nos dice el evangelio hay algo que lastra mucho: las riquezas. Las “riquezas” son el dinero y los bienes materiales, pero también todo lo que acumulamos, idolatramos y no queremos compartir. Riqueza también puede ser “tiempo”, “comodidad”, etc. Al parecer, para progresar en eso del seguimiento necesitamos ir ligeritos de equipaje. Es como el montañero que mira la cima, contempla su mochila, elige subir y decide vender lo que le impide la escalada. Porque hay cumbres que solo se escalan sin macuto. “Vender” es la actitud que te lleva a no idolatrar a nada ni a nadie que te dificulte vivir el evangelio. Y se experimenta como renuncia, como sentirse desposeído de algo que atrae. Pero al “vender” le sigue el “dar”, que nos lleva a dejar el centro para poner en él a los otros y al Otro. Esto se nos antoja imposible, ¿verdad? Tan difícil como que “un camello entre por el ojo de una aguja”. Pero vivamos de confianza, “Dios lo puede todo”. La pequeña gran doctora de la Iglesia, Teresa del Niño Jesús, hablaba de la “doctrina de los deseos”. Y ponía el ejemplo de ese niño pequeño que quería subir la escalera, pero no podía. Su deseo era tan grande que lo intentaba una y otra vez; hasta que su padre, viendo la lucha que tenía, bajó, lo recogió y lo llevó hasta el tramo final de la escalera. A nosotros sólo nos queda poner las condiciones que hagan posible nuestro progreso en el seguimiento. De las muchas cosas que pudiéramos hacer es recuperar a los testigos, a esos y esas que con sus vidas nos dicen que cuando uno sigue a Jesús el céntuplo está en el mismo seguimiento. Y así orando y luchando podemos confiar que Alguien nos pase la pantalla, nos conduzca a otro nivel o nos diga: “¡Vamos, que tras las terceras Moradas hay vida!”.

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »