Homilía del Domingo

Mirad cómo se aman

Jn 13, 31-33a. 34-35

V DOMINGO DE PASCUA

Ciclo C

Homilías anteriores

Enseñar y curar

HOMILÍA DOMINGO III T.O-A (22 enero 2023) Mt 4, 12-23 Es probable que muchos hayamos tenido una semana intensa; o hayan pasado los días sin

Seguir leyendo »

Entre la gente

HOMILÍA BAUTISMO DE JESÚS-A (8 enero 2023) Mt 3, 13-17 Todos sabemos que el tiempo de Navidad termina con la fiesta del Bautismo de Jesús.

Seguir leyendo »

Magos y buscadores

HOMILÍA EPIFANÍA DEL SEÑOR-A (6 enero 2023) Mt 2, 1-12 Un año más nos encontramos celebrando la Solemnidad de la Epifanía del Señor, el Día

Seguir leyendo »

Mirad cómo se aman

HOMILÍA DOMINGO V PASCUA-C (15 mayo 2022) Jn 13, 31-33a. 34-35

Todos hemos tenido experiencia de esas comidas en las que nos hemos sentido unidos al resto de los comensales y hemos compartido con profundidad y sinceridad. El evangelio de hoy nos muestra un contexto parecido donde Jesús se está despidiendo de sus amigos. Uno de ellos lo va a traicionar vendiéndolo por unas cuantas monedas. Pero este gesto tan duro será aprovechado para dar gloria a Dios, para hablar del amor gratuito y sin límites del Padre. Y así como este ama, ama Jesús. Y buena muestra de ello tienen los discípulos. A lo largo de su caminar juntos les ha mostrado su amor en la forma de mirarlos, en cómo los eligió contando con sus debilidades, en la manera de contarles y enseñarles con paciencia, en el soportar la dureza de sus corazones. Les va a comentar que hay algo que les caracterizará como discípulos suyos: el amarse entre ellos como Jesús los ha amado. Se lo pide tan encarecidamente que se convierte en un mandamiento con una novedad enorme. Muchos años después nos llega el mismo mensaje. Alrededor de la mesa de la eucaristía Jesús nos ofrece una señal clara de cara a la gente: reconocerán la novedad del Evangelio en nuestra forma de amarnos, que no es una forma cualquiera, sino la de Jesús.

Como solemos decir, vivimos en un mundo muy individualista. Aunque necesitamos a los demás para poder crecer, pareciera como si esta dimensión esencial de la persona la hubiéramos olvidado. Vivimos con la tendencia a replegarnos en nosotros mismos y es como, si a lo largo de nuestros días, hiciéramos pequeños esfuerzos de salir de nosotros formando una familia y teniendo unos amigos. Pero incluso estos proyectos de relación lo vivimos muy desde nosotros mismos porque a ese grupo lo ponemos al servicio de nuestras necesidades, o estamos muy encerrados en nosotros sin abrirnos al resto del mundo.

Jesús nos ofrece una propuesta alternativa y contracultural de profunda actualidad. Lo primero que nos dice es “Amaos los unos a los otros”. En la vida cotidiana esto no es muy frecuente, ni civil ni religiosamente. A lo largo de la vida lo común es tener grupos de amigos que van y vienen; que ahora están, pero pueden desaparecer poco tiempo después. Es como si el único grupo que parece que tuviera más permanencia, y ya tampoco, es el núcleo familiar. Religiosamente, normalmente, no se considera la posibilidad de un grupo de referencia. Por regla general, la comunidad con la que nos encontramos es la de la Misa del Domingo: personas sólo conocidas de cara con las que celebro algo juntos de forma individualizada. De ahí que las palabras “amaos los unos a los otros” sean una propuesta bastante llamativa. El “amaos” es una consideración a vivir la vida para otros como lo más sano y evangélico; es vivir en beneficio de otros no solo para ser santos, que también, sino para crecer como personas. Es romper la tendencia de caminar solo y para mí, para vivir en compañía y para los demás. Esto, hoy en día, es raro y provocador, incluso para los que vivimos en la Iglesia. Porque, a muchos ¿no les sería llamativos espacios donde la gente se llamara por su nombre? ¿No les llamaría la atención comunidades donde se interesaran, de verdad, por lo que vivo y me ocurre? ¿No sería señal de algo contracultural el encontrar personas donde poder compartir lo que tengo y lo que creo? ¿No sería algo alarmante ver cómo teniendo bienes privados no se atan a ellos para poder compartirlos cuando haga falta? ¿No sería diferente una Misa donde me junto con muchos a un grupo de muchos que desean celebrar su fe participando de la misma eucaristía?

Pepe Ruiz Córdoba

Homilías anteriores

Enseñar y curar

HOMILÍA DOMINGO III T.O-A (22 enero 2023) Mt 4, 12-23 Es probable que muchos hayamos tenido una semana intensa; o hayan pasado los días sin

Seguir leyendo »

Entre la gente

HOMILÍA BAUTISMO DE JESÚS-A (8 enero 2023) Mt 3, 13-17 Todos sabemos que el tiempo de Navidad termina con la fiesta del Bautismo de Jesús.

Seguir leyendo »

Magos y buscadores

HOMILÍA EPIFANÍA DEL SEÑOR-A (6 enero 2023) Mt 2, 1-12 Un año más nos encontramos celebrando la Solemnidad de la Epifanía del Señor, el Día

Seguir leyendo »