Homilía del Domingo

No les queda vino

Jn 2, 1-11

DOMINGO II T.O.

Ciclo C

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »

No les queda vino

HOMILÍA DOMINGO II T.O-C (16 enero 2022) – Jn 2, 1-11

¿Habéis visto alguna vez esos dibujos que juegan con la forma y el fondo? Si miras lo más próximo ves una figura; pero si fijas tu mirada en lo de atrás aparece otra. Pues esa es la impresión que da el evangelio de este domingo. Si atendemos a lo más inmediato nos encontramos con una boda sencilla de pueblo donde se revela algo grande. A ella también estaban invitados María, Jesús y sus discípulos. No sabemos por qué, pero se quedan sin vino. De entrada, nadie se da cuenta; solo los que están atentos, los que quizás beban poco y sirvan mucho. En este contexto se produce un diálogo que hubiéramos pagado por presenciar. María le presenta una necesidad; Jesús le argumenta para no actuar; ella parece no escuchar y remite al hijo; que, al parecer, hace lo que tenía reservado para más adelante: unas tinajas vacías dedicadas a las purificaciones se llenan de agua, que se convierte en un vino excelente. Hasta aquí la forma, pero ¿qué hay de fondo?

La boda entera se convierte en un signo, en una manifestación de quién es Jesús. En ella, por primera vez, se revela lo que tenía reservado hacer en la cruz, mostrar la gloria de Dios. De ese Dios que ha venido a relacionarse de otra manera con el ser humano. Ya ha pasado el tiempo del Dios de la santidad y la pureza que necesitaba de las abluciones y exigía la separación de los impuros. Con Jesús, la era de las tinajas vacías había pasado para dar paso a las bodas con vino de primera y en abundancia. Y es curioso observar cómo Jesús tiene que vivir eso de “el hombre propone y Dios dispone”. Todo el planteamiento teológico de dejar su gran revelación para la hora del calvario se ve en parte trastocado porque su madre le invita a reordenar el orden de prioridades. ¿Os imagináis diciendo, “hijo antes la obligación que la devoción”? Pero sus palabras fueron: “No les queda vino”, “Haced lo que él os diga”. Para entenderlas hay que imaginarse, ahora sí, a María al pie de la cruz de Jesús. Él, encomendándola a Juan, la hace madre de todos nosotros. En nuestro nombre, al Jesús crucificado y glorificado, le sigue diciendo: “No les queda vino”. A nosotros, en nombre del Jesús el Cristo, nos dice: “Haced lo que Él os diga”.

Pero aún queda más fondo. Y llegamos a él, curiosamente, cuando miramos la realidad más cercana a nuestros ojos: el contexto en el que vivimos. Mirado de pasada pareciera que, incluso, no van del todo mal las cosas; porque, al fin y al cabo, con algunos desajustes parecemos una sociedad organizada. Pero una mirada atenta como la de la madre del Señor descubriría una sociedad que da la sensación de ser una boda que se ha quedado sin vino o una vasija vacía en desuso. Los que no tienen se angustian por vivir en necesidad o anhelando lo que no tienen. Los que tienen tienen para asegurarse determinadas seguridades pero no pueden comprar lo que daría sentido a sus vidas. Los que se han encontrado con la adversidad se ahogan en el dolor en un mar donde no encuentran asideros. Los mayores sufren de soledad. Los jóvenes, si miran para atrás, no valoran la memoria; si lo hacen hacia adelante ven oscuro el porvenir. Esta sociedad se ha quedado sin vino. Y la pregunta sería: ¿cómo quieres situarte en esta boda que está a punto de ir al traste? La madre del Señor se nos ofrece como icono. Ella es parte de la boda, está como la que sirve, tiene una mirada atenta y convierte en oración llena de confianza la visión de la necesidad. La devoción mariana pasaría por estar en este mundo como hermano que vive con responsabilidad la suerte de sus otros hermanos; el vivir superando la tentación de la indiferencia; el estar con los ojos bien abiertos; y el vencer la tentación del desánimo desde la confianza y la esperanza. Y, así, hacer siempre lo que él nos diga y, al mismo tiempo, suplicar por aquellos que no le quedan vino.

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »