Homilía del Domingo

No temas, desde ahora serás pescador de hombres

Lc 5,1-11

DOMINGO V T.O.

Ciclo C

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »

No temas, desde ahora serás pescador de hombres

HOMILÍA DOMINGO V T.O-C (6 febrero 2022) Lc 5,1-11

Con motivo de la de Pedro, el evangelio nos invita a considerar el tema de “la llamada”. Pero comenzaremos hablando del “taquillón”. Esta palabra para los más jóvenes no dice nada, pero para los que estamos entrados en años nos evoca nuestra infancia, cuando al entrar en la casa lo primero que veíamos era el “taquillón” en el que se dejaban las llaves, o el monedero de mamá o el tabaco de papá. Este mueble era “omnipresente” en nuestra vida, pero no le echábamos cuenta. Su presencia era ignorada a pesar de los muchos roces que recibiera al pasar por su lado. Pero, un día, ese insignificante mueble comenzó a ser significativo porque, ya más mayorcito, te dijeron que era de tu abuela o porque, fallecidos tus padres, comenzaste a pensar deshacerte del que te había acompañado desde la infancia.

Vivimos en unos tiempos en los que Jesucristo es para muchos cristianos un “taquillón”, tan presente como poco significativo. Pudiera estar ahí, bien porque me acuerdo de él cuando truena; o porque asisto a bodas, bautizos, comuniones y entierros; o porque cumplo el precepto dominical. Pudiera incluso estar más ahí porque la participación en Misa fuera diaria, porque practico la oración y ciertos actos de piedad e, incluso, leo la Palabra. Pero la clave está en si es o no “significativo”, porque sólo así el siempre presente puede ser influyente, puede tener la capacidad de condicionar tu vida.

Cuando Jesús pasa de ser un “taquillón” a ser un “tú significativo” puede ejercer su derecho a “la llamada”. Antes la llamábamos “vocación” y sólo la tenían (al menos eso creíamos) los curas y las monjas. Pero la primera llamada que recibimos es a la vida. Porque alguien te ha amado y te ha nombrado antes de nacer venimos a la vida. Y, vista de esta manera, la existencia debe ser acogida como un regalo. La otra llamada se te hace a través de “tu vida”, de esa vida que has construido con tus decisiones o con eso que has hecho con lo que la vida te ha traído sin preguntarte. Otra es la de Jesús, al que conociste por esta u otra razón y que ha llegado a ser significativo en tu vida. Es una llamada de amigo a amigo, de esas que despiertan el amor, de las que nos hacen más parecidos al amado, de las que posibilitan que se nos peguen sus cosas. Y en esas pues vamos viendo dónde podemos desplegarnos en la vida al estilo de Jesús.

Y comienza un largo proceso de lo que llamamos discernimiento. El discernimiento no es difícil, es imposible sin la ayuda del Espíritu. Porque intentamos saber la voluntad del que siempre nos está hablando pero nos resulta muy difícil escucharlo; del que queriendo saber qué quiere de nosotros sólo podemos llegar a él pon tanteos, a través del ensayo y el error. Y lo hacemos desde la fragilidad de nuestro yo, porque nos dirigimos a él desde nuestra limitación radical, desde los condicionantes de fuera y de dentro. Y muy humildemente, con “paciencia y una caña”, podemos llegar a la semioscura conclusión de que nuestra libertad coincide con el parecer de Dios y que mi lugar en este mundo es con este compañero o compañera o siendo cura, viviendo como religioso/a, dedicándome a la medicina o a la artesanía, o mil cosas más.

Para que Jesús te diga: “No temas, desde ahora serás pescador de hombres” has tenido que dejarle sitio en la barca; tener su palabra tanto peso que, después de haberte pasado la noche bregando sin coger nada, vuelvas a echar las redes; reconocer humildemente tu verdad ante su grandeza. Pero, para eso, con todo lo que nos evoca el mueble, Jesús no puede ser solo un “taquillón”, sino Alguien tan significativo como para condicionar tu vida.

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »