Homilía del Domingo

Ojalá rasgases el cielo y bajases

Mc 13, 33-37

DOMINGO I ADVIENTO

Ciclo B

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »

Ojalá rasgases el cielo y bajases

Los primeros cristianos estaban convencidos de que el Resucitado vendría inmediatamente. El tiempo pasaba y comenzaron a pensar que, desde luego vendría, pero no tan rápido como deseaban. Fueron tomando conciencia de que la espera iba a ser larga, muy larga. Y que había un peligro: tardaba tanto que podían caer en el descuido, la dejadez, la desgana. Para ello se hacía imprescindible una actitud: la de “velar”. Para animarse en la espera de la segunda venida comenzaron a recordar y celebrar la primera: si el Hijo de Dios vino al mundo en el seno de María, volvería de nuevo para llevarnos a la plenitud. Y con los años apareció el adviento en el que, preparándose a celebrar el recuerdo del nacimiento de Jesús, recordaban que no podían dejar de “velar”, de esperar a Jesús que volvería total y definitivamente.

Hoy comenzamos el adviento. En nuestros contextos hay todo un despliegue social en estos días. Junto a los colores litúrgicos y la corona de adviento las calles brillan de luces; los comercios, a pesar de la pandemia, engalanan sus escaparates; las familias están a la expectativa de cómo y cuántos podrán reunirse; en las parroquias vamos desembalando las figuritas del belén. Dentro y fuera de nuestras parroquias hay un despliegue enorme. Ya no sólo la Iglesia, es la sociedad con raíces cristianas, la que monta el cuerpo de una fiesta. Pero este cuerpo, ¿tiene alma? Algunos dirán: hay muchos que no son creyentes y viven estos días con superficialidad. Y los creyentes, ¿cómo lo vivimos?

Cuando éramos jovencitos y estudiábamos filosofía nos explicaban muchas cosas. De todas ellas nos hemos quedado con algunas. Había una frase de Descartes que, incluso, nos la aprendimos en latín “cogito ergo sum”, “pienso luego existo”. La verdad es que esta expresión, profunda de por sí, ha dado mucho juego. Sin ir más lejos vamos a hacer ahora mismo un ejercicio. En vez de decir “pienso”, vamos a decir “espero”. Entonces, el dicho filosófico quedaría de esta manera: “Espero luego existo”. Con el permiso del filósofo diremos que vive el que espera; que el ser humano que ha perdido la capacidad de esperar, aunque viva, no existe.

Algunos dicen que nuestra sociedad está muerta; que está formada por seres que deambulan por la vida habiendo perdido la capacidad de esperar. Que incluso los creyentes viven una fe apagada y una caridad mortecina porque se les ha apagado la luz de la esperanza. Dicen algunos que nuestras esperas son de corto alcance: que buscamos satisfacer nuestras necesidades básicas, que buscamos que nos quieran un poquito y poder vivir con tranquilidad; que ya no estamos como para esperar grandes ideales solidarios, sino la fortuna de vivir bien yo y los míos.

Es más que posible que tú o yo, que somos gente creyente, en estos días digamos mucho: “Ven, Señor Jesús”. Nuestros labios ocultos tras las mascarillas se moverán, pero ¿desde qué “alma” se dirán estas palabras? Es más que probable que necesitemos que sea Dios el que aliente nuestra capacidad de esperarle. Como dice Isaías: “Ojalá rasgases el cielo y bajases, derritiendo los montes con tu presencia”. Ojalá, así lo deseamos, bajases para derretir con tu presencia el hielo de nuestros desencantos. Adviento es tiempo de espera; pero somos tan pobres que necesitamos esperar poder esperar. Somos tan necesitados que necesitamos de Dios para que nos ayude a que Él vuelva a ser motivo de nuestra esperanza. Porque en el fondo qué es un cristiano: es alguien que, con la que está cayendo, en la masa de los que viven sin existir, suplica, para él y los demás, poder esperar.

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »