Homilía del Domingo

Poneos en camino

Lc 10, 1-12. 17-20

DOMINGO XIV T.O

Ciclo C

Homilías anteriores

Ser rico ante Dios

HOMILÍA DOMINGO XVIII T.O-C (31 julio 2022) Lc 12, 13-21 Por todos es conocida la frase del libro del Eclesiastés: “Vanidad de vanidades”. Y es

Seguir leyendo »

Padre nuestro…

HOMILÍA DOMINGO XVII T.O-C (24 julio 2022) Lc 11, 1-13 A nivel humano nos parecería imposible que una pareja se mantuviera unida sin que hubiera

Seguir leyendo »

Marta y María

HOMILÍA DOMINGO XVI T.O-C (17 julio 2022) Lc 10, 38-42 Este domingo la liturgia nos ofrece uno de esos textos amables y simpáticos conocido por

Seguir leyendo »

Sígueme

HOMILÍA DOMINGO XIII T.O-C (26 junio 2022) Lc 9, 51-62 En estas latitudes es tiempo de calor. Y con altas temperaturas lo que se apetece

Seguir leyendo »

Poneos en camino

HOMILÍA DOMINGO XIV T.O-C (3 julio 2022) Lc 10, 1-12. 17-20

Aunque hoy en día eso de la imaginación no se trabaja mucho, una cosa es la realidad y otra, a veces bien distinta, es lo que nos imaginamos de ella. Por ejemplo, si escuchamos la palabra “misión” puede que los imaginarios que tengamos de ella no se parezcan a lo que realmente es. Para muchos la misión es lo que tenemos que pagar a Dios por regalarnos la fe. Esta sería la que en la vida nos proporciona bienestar. Así, si me encuentro cansado, la fe me daría fuerzas; si camino en tinieblas, la fe sería luz; si cabizbajo ando, me infundiría ánimo. Pero, claro, a cambio de tanto bueno hay que pagar algo, y eso se haría en forma de compromiso y misión. Otro de los imaginarios sobre la misión es que no tiene nada que ver con lo ordinario. Es como si pensáramos que la misión nos exige lo extraordinario, nos lleva a sitios no ordinarios y nos obliga a hacer cosas no usuales. De ahÍ que cuando escuchamos en el evangelio que dice que los eligió, los envió y los puso en camino nos provoca el cansancio del que se ve obligado a comprometerse por no ser desagradecido con el Dios que tanto nos regala.

Pero vamos a hacer un esfuerzo de revisión de eso que no sabemos que pensamos, de las imágenes ocultas e inconscientes que tienen la fuerza de hacernos antipática lo que es esencial en la vida. Dicen que Mark Twain decía que había dos días importantes en la vida, el día en que nacimos y el que descubrimos para qué lo habíamos hecho. Porque una vida sin un porqué, sin un sentido, sin una finalidad, sin una misión es, por lo menos, algo tediosa. De ahí que pertenezca a la esencia de la vida misma el vivir en misión, el vivir con una tarea, con un propósito. Se viene a la vida gracias al azar ordenado de la Providencia, somos llamados a la vida por amor. Es decir, la vida es vocación. Esta actitud esencial para vivir una vida desarrollada se expresa muy bien en la frase del evangelio de hoy: “Poneos en camino”. Además de la literalidad, expresa una forma de situarse ante la existencia. Es lo contrario al quedarme en mí mismo, al repliegue sobre mi propio ombligo o el ombligo comunitario o familiar. El ponerse en camino es el convencimiento de que mi yo necesita un tú para poder llegar a serlo.

¿Ese “poneos en camino” siempre hace referencia a un desplazamiento físico? Pues, depende. En ocasiones, sí. Y en nombre de Jesús te ves invitado a montarte en el avión, el coche, en el autobús o en el tren e irte a vivir con otros en otro lugar para hacer cosas nuevas. Pero, con bastante frecuencia, usando una expresión de Madeleine Dêlbrel, nos convertimos en “misioneros sin barco”. Somos enviados al lugar en el que vivimos para hacer lo que siempre hacemos. Luego, el “poneos en camino” es una manera de afrontar el cotidiano la vida. Ese cotidiano pudiera ser un lobo que te muerde con los dientes de lo rutinario, del siempre lo mismo, del desgaste de la repetición, de la negación de las fantasías, de lo pesado de las adversidades y alegrías sencillas o intrascendentes. Y a ello se nos invita a ir sin bolsa, ni alforja, ni sandalias. Es decir, en la pobreza y la vulnerabilidad de todo ser humano. Desde abajo, desde dentro y desde cerca caminamos por las mismas aceras que todos, guardamos las mismas filas o sufrimos las inclemencias del tiempo. Y codo a codo con todos los que caminan con nosotros podemos ofrecerles, no oro ni plata, sino el nombre de Jesús, el Nazareno. Desde la misma pasta vulnerable podemos hablarles de lo que nos ayuda a levantarnos todos los días; de la tenue luz que nos ayuda a atravesar las tinieblas; de lo fuertes que somos cuando somos débiles; del proyecto que tenemos de transformar este mundo en una mesa compartida. Y sin ansiedades ni agobios, lo haremos todo sin prisas y sin pausas, como sin “saludar a nadie por el camino”. Todo discernido, pero desde el compromiso generoso.

El evangelio habla de entrar en la casa, de curar, anunciar y comer de lo que pongan. Con el permiso de los exégetas le vamos a dar un valor simbólico a la expresión. Se nos invita a ponernos en camino entrando en las casas, sentándonos a la mesa, entablando conversación y curando. ¿No suena a estilo fraterno? Es evangelizar, no desde el poder y la seguridad del que se considera maestro, sino con la humildad cercana del que se sienta al mismo nivel, del que come del mismo alimento, del que habla desde el corazón, del que sana con la presencia, del que sabe esperar el momento sin acelerar los procesos. Y si en esa propuesta alguien pone resistencias, con respeto le dejamos hasta el polvo de las sandalias pero, por dejar una puerta abierta, que sepan que el Reino está cerca.

Pepe Ruiz Córdoba

Homilías anteriores

Ser rico ante Dios

HOMILÍA DOMINGO XVIII T.O-C (31 julio 2022) Lc 12, 13-21 Por todos es conocida la frase del libro del Eclesiastés: “Vanidad de vanidades”. Y es

Seguir leyendo »

Padre nuestro…

HOMILÍA DOMINGO XVII T.O-C (24 julio 2022) Lc 11, 1-13 A nivel humano nos parecería imposible que una pareja se mantuviera unida sin que hubiera

Seguir leyendo »

Marta y María

HOMILÍA DOMINGO XVI T.O-C (17 julio 2022) Lc 10, 38-42 Este domingo la liturgia nos ofrece uno de esos textos amables y simpáticos conocido por

Seguir leyendo »

Sígueme

HOMILÍA DOMINGO XIII T.O-C (26 junio 2022) Lc 9, 51-62 En estas latitudes es tiempo de calor. Y con altas temperaturas lo que se apetece

Seguir leyendo »