Homilía del Domingo

Posponer, ejercicio de vida diaria

Lc 14, 25-33

DOMINGO XXIII T.O.

Ciclo C

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »

Posponer, ejercicio de vida diaria

HOMILÍA DOMINGO XXIII T.O-C (4 septiembre 2022) Lc 14, 25-33

El evangelio de este domingo comienza diciendo que “mucha gente acompañaba a Jesús”. Pero, a juzgar por su respuesta, él prioriza otras cuestiones a la cantidad. Parece no querer muchos, o si son muchos que sean los que tengan el hábito del corazón de primero sentarse a calcular y deliberar.

Porque eso de ser “discípulos” no es cuestión de inercias, sino de opciones personales pensadas y discernidas que permitan “posponerse” hasta a sí mismo. Y este planteamiento evangélico nos parece inhumano, tan radical que nos provoca rechazo. Pero si cuestiones parecidas encontráramos en otros órdenes de la vida, lo mismo no es tan “raro” lo que nos dice el Evangelio. Pongamos un ejemplo.

Cuando contemplo a los buenos padres y a las buenas madres observo que siguen al pie de la letra el texto bíblico. Ellos, por su hijo o hija queridos, posponen lo que haga falta, renuncian a lo que fuera necesario. Y lo hacen con tanto sacrificio como naturalidad: si por el hijo no se puede ir a ver al abuelo o a la abuela, se siente mucho pero no se va; si no se pueden tener las vacaciones soñadas y programadas, se posponen y no pasa nada.

Contemplando la realidad nos damos cuenta que eso del “posponer”, del “tomar la cruz” no es algo exclusivamente religioso, sino que sencillamente pertenece a la dinámica del amor. Todo auténtico amor, todo verdadero vínculo te pone en la coyuntura de dar lo mejor de ti y de renunciar a realidades hermosas y legítimas pero que no son prioritarias.

Por ello Jesús distingue a los que le siguen de los que le siguen; a los que lo hacen sin contar con la dinámica del amor de los que son discípulos. El discípulo se encuentra con Jesús, pero antes de embarcarse en la aventura del seguimiento se sienta a calcular, a deliberar, a personalizar la respuesta, a discernir. Y cuando se decide a arriesgar lo hace con la convicción de que muchas cosas pueden ser buenas pero que pudieran verse pospuestas por una opción que unifica, que configura y que organiza la vida. Que en ocasiones podrá apartarte de los tuyos; pero que normalmente te hará coger la cruz de la vida cotidiana, de la entrega ordinaria a los más cercanos.

Pepe Ruiz Córdoba

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »