Homilía del Domingo

¿Qué deseas?

Mt 20, 20-28

SANTIAGO APÓSTOL

Ciclo B

Homilías anteriores

Sígueme

HOMILÍA DOMINGO XIII T.O-C (26 junio 2022) Lc 9, 51-62 En estas latitudes es tiempo de calor. Y con altas temperaturas lo que se apetece

Seguir leyendo »

Alimento del camino

HOMILÍA CORPUS CHRISTI-C (19 junio 2022) Los que ya hemos cumplido algunos años nos suena una canción muy antigua, uno de esos clásicos de la

Seguir leyendo »

Diferencias que unen

HOMILÍA SANTÍSIMA TRINIDAD-C (12 junio 2022) Jn 16, 12-15 Antiguamente, o no hace tanto tiempo, cuando intentar explicar la Santísima Trinidad nos resultaba complicado y

Seguir leyendo »

¿Qué deseas?

HOMILÍA SANTIAGO APOSTOL

Evidentemente, las cosas son como son, pero también dependen mucho de cómo se las mire. Muchos pueden considerar tremendamente aburrido el trabajo burocrático y, por el contrario, apasionante la tarea educativa. Otros, sin embargo, dirán que un formulario puede ser aburrido, pero se tiene el control de poder hacerlo bien y la satisfacción que deja la tarea acabada. ¿Y la educación de una persona? Sí, tremendamente fascinante, pero ni la controlamos ni tenemos garantizados resultados satisfactorios. Si no, que se lo digan a cualquier padre o madre; o al mismo Jesús con los apóstoles.

La historia de Jesús con ellos es un lección magistral de lo que es acompañar el proceso de cada persona desde el respeto al ritmo de cada uno, desde la paciencia tierna y entrañable hacia el objetivo de vivir la vida haciendo el bien y en beneficio de los demás. En su itinerancia aprovechaba los momentos del camino, las paradas de descanso o lo que iba aconteciendo para evangelizarlos, para que su sensibilidad se transformara desde los valores del Reino. En el transcurrir del tiempo se iba percatando cómo descubrían los secretos del Padre, cómo sus respuestas estaban llenas de ambigüedades y cómo se resistían a lo que su naturaleza percibía como amenaza a sus necesidades más básicas. Cuando les hablaba de las altas posibilidades de tener que llevar la fidelidad hasta el extremo o se asustaban, o se callaban, o protestaban o se hacían el “sueco”.

Esta última modalidad es la que presenta el evangelio de hoy. Es tal la ruptura entre lo que les dice y lo que le piden que pudiera ser puesto como ejemplo de mecanismo “sueco” de defensa contra aquello que nos aterra. Por mediación de la madre, le piden tener un alto cargo en el reino de Dios, tal como ellos lo entendían. Y los otros se sienten indignadísimos ante la amenaza que suponen estos competidores para sus propios intereses.

Pero la reacción de Jesús llega a emocionar por su paciencia tierna: atiende con una pregunta a la madre; la escucha con paciencia; se dirige con otra pregunta considerada a los hijos; les explica con realismo la situación; y cuando el grupo se tensiona por la competitividad le ofrece la alternativa evangélica. Les pone como ejemplo a los gobernantes de su época que, desde el poder, tiranizan y explotan a sus pueblos. A ellos les ofrece una alternativa, una inversión de los valores: les ofrece, ante el deseo del poder, el deseo de ser servidor y esclavo. En él tienen un claro ejemplo de lo que Dios entiende que es un ser humano pleno: el que vive la existencia sirviendo, no siendo servido.

¿Verdad que esos apóstoles somos nosotros? La pregunta “qué deseas” es clave en la vida. Sostenerla hará posible que vayamos tomando consciencia de esos deseos que, en el fondo, van moviendo nuestra vida. De la misma manera que siguiendo al Jesús que les anunciaba la entrega sin límites los apóstoles querían puestos de honor, nuestro seguimiento puede estar condicionado por muchos deseos que no se conforman con los valores del Reino por no evangelizados o no integrados.

Y lo importante es caminar con Jesús y presentarle, como la madre de los Zebedeos, de forma sencilla y descarada lo que deseamos. Quizás le tengamos que decir que en esta vida aún estamos con bastantes ganas de ser servidos; que vivimos

con ansias de poder doméstico, de ese que no considera la opinión de los otros, que no comparte el liderazgo, que hace acepción de personas o que emplea una violencia fina y larvada. Quizás le tengamos que decir que aún vivimos esperando encorvadamente a que se satisfagan nuestras necesidades de afecto, en espera de empezar a vivir cuando estemos del todo satisfechos.

Pero Jesús está ahí, con nosotros, paciente y actuante, acompasando su caminar a nuestro ritmo pero enseñándonos a poner la mirada hacia adelante; sin escandalizarse por nuestros errores pero sin compadecernos de forma infantil; regalándonos la suavidad de su ternura y ofreciéndonos el yugo de su proyecto; invitándonos a creer que entre nosotros puede ser diferente y a abandonarnos confiadamente a su misericordia cuando experimentamos en nosotros las fragilidades de los demás.

Homilías anteriores

Sígueme

HOMILÍA DOMINGO XIII T.O-C (26 junio 2022) Lc 9, 51-62 En estas latitudes es tiempo de calor. Y con altas temperaturas lo que se apetece

Seguir leyendo »

Alimento del camino

HOMILÍA CORPUS CHRISTI-C (19 junio 2022) Los que ya hemos cumplido algunos años nos suena una canción muy antigua, uno de esos clásicos de la

Seguir leyendo »

Diferencias que unen

HOMILÍA SANTÍSIMA TRINIDAD-C (12 junio 2022) Jn 16, 12-15 Antiguamente, o no hace tanto tiempo, cuando intentar explicar la Santísima Trinidad nos resultaba complicado y

Seguir leyendo »