Homilía del Domingo

Recibid el Espíritu Santo

Jn 20, 19-23

PENTECOSTÉS

Ciclo C

Homilías anteriores

Ser rico ante Dios

HOMILÍA DOMINGO XVIII T.O-C (31 julio 2022) Lc 12, 13-21 Por todos es conocida la frase del libro del Eclesiastés: “Vanidad de vanidades”. Y es

Seguir leyendo »

Padre nuestro…

HOMILÍA DOMINGO XVII T.O-C (24 julio 2022) Lc 11, 1-13 A nivel humano nos parecería imposible que una pareja se mantuviera unida sin que hubiera

Seguir leyendo »

Marta y María

HOMILÍA DOMINGO XVI T.O-C (17 julio 2022) Lc 10, 38-42 Este domingo la liturgia nos ofrece uno de esos textos amables y simpáticos conocido por

Seguir leyendo »

Recibid el Espíritu Santo

HOMILÍA DOMINGO PENTECOSTÉS-C (5 junio 2022) Jn 20, 19-23

Pentecostés es una de las tres grandes fiestas judías. En ella se agradecía a Dios la cosecha de trigo y se recordaba el valor inestimable del compartir con los más vulnerables: pobres, extranjeros, viudas, levitas… Nosotros hemos bautizado esta fiesta donde agradecemos uno de los inestimables dones que Dios nos ha dado: el Espíritu Santo. Nuestro deseo es ser hombres y mujeres de Espíritu, es decir, espirituales. Pero, ¿cómo vivir la efusión del Espíritu con los ojos bien abiertos, elevados al cielo y los pies bien firmes en la tierra? ¿Cómo no caer en la tentación de ver la espiritualidad como ojos traspuestos ajenos a la realidad? Como siempre, la Palabra nos ofrece claves.

El evangelio nos dice que aún era de noche y los discípulos se encontraban en casa con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Jesús se puso en medio de ellos y les dijo: “Paz a vosotros”. Les enseñó las manos y el costado; y ellos se llenaron de alegría al ver al Resucitado en el Crucificado. El agujero de los clavos y la brecha del costado han dejado de supurar para convertirse en fuente de paz. Es una paz que nace, no de la evitación de la llaga, sino del poder contemplarla de otra manera tras haberla sufrido sin anestesia alguna. La paz que les ofrece el Resucitado no es la que, normalmente, quiere todo el mundo; sino la paz de la revelación, del descubrimiento en fe del Dios que sale a nuestro encuentro en las heridas personales, sociales y de la historia. Es la paz que no adormila, sino que ayuda a atravesar con plena consciencia lo que se vive.

El Resucitado después de ofrecerle la paz no los deja tranquilitos, sino que les ofrece una misión. La relación con Jesús no les procura bienestar, sino tarea. Ellos tienen que recoger de Jesús el testigo que le entregó su Padre: “Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo”. Mira que tenemos compromisos, ocupaciones y preocupaciones. Lo más cómodo es ver en la fe algo que nos ayude a vivir, que nos proporcione tranquilidad o resignación; la relación con un ser superior que, si fuera su voluntad, tuviera a bien darnos lo que pedimos. De ahí que pudiéramos decir que el Resucitado no viene a darnos, sino a “incomo-darnos”. El Resucitado nos hace misión. “Hacernos misión” es más que realizar una tarea, es vivir en clave de construcción y compromiso. No es tanto que yo haga esto, sino que en esto que hago haga presente los mismos sentimientos de Jesús. Más que ir a un sitio es estar en el sitio que me toca con la sensibilidad de Jesús. Porque la misión está allí donde se encuentra el corazón que ha escuchado: “Paz a vosotros”.

Después sopló sobre ellos y les dio el Espíritu Santo. Para explicar esto te ofrezco una imagen. Hazte cargo de la situación que te ha tocado vivir; considérala un momento, date cuenta de lo que vives. Pon nombre a lo que sientes, a lo que opinas, a esos mensajes que te lanzas a ti mismo. Sé consciente de lo que piensas de la vida a raíz de lo que vives. Y estando de forma lúcida en eso que te toca vivir, imagínate al Resucitado ofreciéndote su paz y soplando sobre ti. Experimentando el dolor de la fatiga, te ofrece fuerzas; sintiendo el pellizco de la pena, te da consuelo; clavado a tu fragilidad, te invita a confiar en su fortaleza; impotente ante la injusticia, te sopla el aliento de la esperanza y la paciencia histórica. Así, el salón de casa, la calle del barrio, el dispensario médico, la clase o el puesto del mercado se convierten en la casa de Pentecostés donde cada uno puede hablar de las maravillas de Dios en su propia lengua.

Pepe Ruiz Córdoba

Homilías anteriores

Ser rico ante Dios

HOMILÍA DOMINGO XVIII T.O-C (31 julio 2022) Lc 12, 13-21 Por todos es conocida la frase del libro del Eclesiastés: “Vanidad de vanidades”. Y es

Seguir leyendo »

Padre nuestro…

HOMILÍA DOMINGO XVII T.O-C (24 julio 2022) Lc 11, 1-13 A nivel humano nos parecería imposible que una pareja se mantuviera unida sin que hubiera

Seguir leyendo »

Marta y María

HOMILÍA DOMINGO XVI T.O-C (17 julio 2022) Lc 10, 38-42 Este domingo la liturgia nos ofrece uno de esos textos amables y simpáticos conocido por

Seguir leyendo »