Homilía del Domingo

Se volvieron a Jerusalén con gran alegría

Lc 24, 46-53

ASCENSIÓN DEL SEÑOR

Ciclo C

Homilías anteriores

Ser rico ante Dios

HOMILÍA DOMINGO XVIII T.O-C (31 julio 2022) Lc 12, 13-21 Por todos es conocida la frase del libro del Eclesiastés: “Vanidad de vanidades”. Y es

Seguir leyendo »

Padre nuestro…

HOMILÍA DOMINGO XVII T.O-C (24 julio 2022) Lc 11, 1-13 A nivel humano nos parecería imposible que una pareja se mantuviera unida sin que hubiera

Seguir leyendo »

Marta y María

HOMILÍA DOMINGO XVI T.O-C (17 julio 2022) Lc 10, 38-42 Este domingo la liturgia nos ofrece uno de esos textos amables y simpáticos conocido por

Seguir leyendo »

Se volvieron a Jerusalén con gran alegría

HOMILÍA ASCENSIÓN DEL SEÑOR-C (29 mayo 2022) Lc 24, 46-53

Este domingo celebramos la solemnidad de la Ascensión del Señor. Como muchas otras, esta fiesta la venimos celebrando desde hace mucho tiempo. Es como si perteneciera a nuestro acervo cultural y la aceptáramos sin hacer muchas preguntas. Pero vivirla de esta manera es hacerlo sin darnos cuenta, sin personalizar el mensaje profundo de lo celebrado. Para no quedarnos en la mera tradición, en la inercia de lo que toca es oportuno que nos preguntemos: ¿Qué celebramos en la “Ascensión”? Lo primero es algo obvio: no es lo mismo que la “Asunción”. Esta hace referencia a María; aquella al Señor. Ambas hacen alusión a un desplazamiento, concretamente de abajo hacia arriba. Pero es evidente que no hacemos fiesta por un recorrido de lo malo a lo bueno. Entonces, ¿qué? La Ascensión nos habla de triunfo. Pero lo cuenta no como nosotros lo haríamos, sino según el modo de la época. Nuestro evangelista nos transmite el mensaje de la victoria de Jesucristo como otros de su cultura contaban el triunfo de personajes insignes.

Pero no sé si muchos pensarán que celebrar “triunfos” en esta época no concuerda con la realidad. ¿Estamos celebrando que Jesús ha triunfado? ¿De verdad que lo ha hecho? ¿Cómo celebrar la Ascensión con tanta noticia de guerra, con un mundo injusta y desigualmente organizado, con la debilidad humana que se manifiesta de mil y una maneras? Las preguntas son tan incómodas como poderosas, nos obligan a mirar de frente nuestra fe y relacionarla con la vida.

La “Ascensión” es una “Entronización”. San Ignacio de Loyola en una de las meditaciones de los Ejercicios se imagina a la Trinidad contemplando el mundo y escuchando a sus habitantes para llegar a una conclusión que expresa con una frase de tremenda fuerza: “Hagamos redención del género humano”. Es cuando sigue considerando la Encarnación. Esta es “descenso”, la decisión de un Dios que, por amor al ser humano, decide estar descendiendo, habitando, trabajando, dando y dándose. Y ello le hace asumir la condición humana. Ha dejado el “trono” para acoger la “carne”. Jesús no solo asume la belleza de esta condición humana, sino que se deja afectar y se pone a merced del mal que el propio ser humano se infringe a sí mismo. Y cuando la muerte parece que ha vencido al que vino a rescatarnos de ella acontece lo del sepulcro vacío; él no se encontraba entre los muertos, sino que había resucitado. Cumplida su misión había llegado la hora de volver al “trono”. Ya se había hecho redención del “género humano” así que, de la misma manera que lo asumió, ahora tocaba desprenderse para estar como al principio. Pero la Ascensión, parafraseando a Ignacio de Loyola, sería: “Hagamos elevación del género humano”. Es decir, entronicemos también la humanidad de Jesús al lado del Padre.

De esta manera, celebramos que toda realidad humana tiene un doble movimiento. El primero es de “descenso”. Es sumergirse en lo más denso de la existencia humana; es la aceptación de la realidad en su más áspera verdad; es la comunión con el aquí y el ahora, con el pasado, el presente y el futuro; es poner el rostro a la ola de ternura o al torrente dramático que acontece. Pero sólo cuando se ha dado el “descenso” se puede experimentar la promesa de la “Ascensión”. Hoy celebramos que podemos vivir gracias a la fuerza una promesa; que cuando descendemos al infierno de la violencia, a la barbarie de la estructura injusta o a la fragilidad de la condición humana todo ello no termina en su misma oscuridad sino que vive un proceso de ascensión, de elevación, de transformación. Porque incluso lo que ahora te mata está llamado a sentarse junto al trono del que da la Vida. Es la Ascensión o la fuerza de una Promesa.

Pepe Ruiz Córdoba

Homilías anteriores

Ser rico ante Dios

HOMILÍA DOMINGO XVIII T.O-C (31 julio 2022) Lc 12, 13-21 Por todos es conocida la frase del libro del Eclesiastés: “Vanidad de vanidades”. Y es

Seguir leyendo »

Padre nuestro…

HOMILÍA DOMINGO XVII T.O-C (24 julio 2022) Lc 11, 1-13 A nivel humano nos parecería imposible que una pareja se mantuviera unida sin que hubiera

Seguir leyendo »

Marta y María

HOMILÍA DOMINGO XVI T.O-C (17 julio 2022) Lc 10, 38-42 Este domingo la liturgia nos ofrece uno de esos textos amables y simpáticos conocido por

Seguir leyendo »