Homilía del Domingo

Vamos, almorzad

Jn 21, 1-19

III DOMINGO DE PASCUA

Ciclo C

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »

Vamos, almorzad

HOMILÍA DOMINGO III PASCUA-C (1 mayo 2022) Jn 21, 1-19

A todos nos es familiar la imagen de un niño o una niña que impresionado ante todos los regalos de Reyes le cuesta elegir el primero que va a desenvolver; ¿por cuál de ellos se decidirá? Así nos podemos sentir cada uno de nosotros ante la grandiosidad del evangelio que nos ofrece la liturgia; ¿en qué fijar especialmente nuestra atención? Está claro que nuestras decisiones están influenciadas por muchas realidades internas y externas. Lo que estamos viviendo en estos momentos, ¿nos puede condicionar a la hora de elegir un aspecto del evangelio que nos toca? Desde luego que sí, pero vamos a verlo.

A nadie le gusta que le salga la “muela del juicio”, pero pertenece al orden natural de la vida. A ninguno nos gustan los conflictos, pero son inevitables, también como la vida misma. El conflicto nos acompaña con nuestra humanidad pero, es más, es fundamental para el avance y el crecimiento. Las “tesis” de mi vida sólo podrán evolucionar, si alguien me incomoda con una “antítesis”, con una tesis contraria. Y como fruto de ese conflicto interno y externo aparecerá una “síntesis” más desarrollada. Pero el conflicto, que nos puede ayudar a crecer, también puede ser destructivo. El conflicto, llevado al extremo, degenera en violencia. Como forma suprema de violencia, la guerra. En ella el ser humano pierde su dignidad al ser considerado objeto prescindible o al convertirse en sujeto que la quita a otro. Pero también el conflicto doméstico puede acabar en agresión por parte de aquellos que están juntos para amarse; o se puede llevar por delante a los más inocentes y vulnerables. Y la vida está llena de pequeños conflictos enquistados que no dejan crecer a las personas, a las familias, a las comunidades y a las sociedades.

Ante este panorama viene en nuestra ayuda el evangelio de este domingo. Desde luego no pretendemos ponernos a la altura de todo un Resucitado, pero su “modo de ser en relación” nos puede iluminar para obtener, de forma realista, criterios de actuación para situarnos ante los conflictos.

Jesús ha resucitado de la muerte y de todos los resentimientos. Después de lo que ha ocurrido se trasciende a sí mismo y con absoluta gratuidad sale al paso y se acerca a los que le han abandonado o negado. No sólo se hace el encontradizo, sino que va a crear un espacio restaurativo, generador de vida a través de la reconciliación. Al llegar tiene las brasas encendidas para comer con ellos. No dicen nada, pero saben bien que es el Señor. Nos imaginamos cómo en el silencio de ese almuerzo era muy sonoro el relato de la pasión, la toma de postura de cada uno de ellos, el sentimiento de culpa, el deseo de saberse perdonados… Y, por encima de todo ello, la iniciativa de Jesús de preparar una comida que recreaba y enamoraba. El Resucitado actúa de tal forma que los sorprende. Su reacción es tan creativa que no se explican cómo los puede cuidar con tanta ternura después de lo que habían vivido. Queda una conversación pendiente que es muy especial. En la sobremesa está a solas con Pedro. No puede dejarlo en esa situación. Necesita acompañarlo para que pueda rehacer el camino de la negación, para que sane su interior, para que pueda trascender su pecado. Para desandar el camino una pregunta por cada negación y una declaración de amor. Pero Pedro ya no está donde se encontraba antes. Ahora puede hablar desde su verdad, ha reconocido su fragilidad, “tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero” a pesar de mis limitaciones y pecados.

La luz está regalada, pero el trabajo está por hacer. Ni es fácil, ni mágico. En los conflictos que vivimos, ¿cómo crear espacios de restauración, de cuidado y de perdón?

Pepe Ruiz Córdoba

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »