Homilía del Domingo

Ve, y haz tú lo mismo

Lc 10, 25-37

DOMINGO XV T.O.

Ciclo C

Homilías anteriores

Auméntanos la fe

HOMILÍA DOMINGO XXVII T.O-C (2 octubre 2022) Lc 17, 5-10 El Evangelio de este domingo comienza con una petición muy clara de los discípulos a

Seguir leyendo »

Ve, y haz tú lo mismo

HOMILÍA DOMINGO XV T.O-C (10 julio 2022) Lc 10, 25-37

Hoy en día nos cuesta mucho ser pacientes. Cada vez más somos educados para querer tenerlo todo y ya, sin esperas ni términos medios. Y los proyectos que asumimos deben ser de plazo corto y con garantías de éxito. Muy atrás quedó esa mentalidad de hacer catedrales, de embarcarse en proyectos donde, a ciencia cierta, sabías que no ibas a ver finalizados. Esos monumentos nunca acabados del todo, en los que se te invitaba a vivir y celebrar sabiendo que era un lugar inacabado. Eso, ya pasó. Ahora preferimos la inmediatez, la vistosidad y el esfuerzo siempre con resultados. Pero nos encontramos con un inconveniente. Resulta que lo de ser creyentes seguidores de Jesús es una empresa del calibre de una catedral y, o la afrontas con la mentalidad apropiada, o terminas conformándote con ser una buena persona con prácticas religiosas. Porque en lo del caminar con y como Jesús siempre estamos empezando. Pongamos un ejemplo.

El evangelio de este domingo es el conocido texto del “Buen Samaritano”. Podríamos acercarnos al texto viendo la bondad o la maldad de sus personajes. Mientras el sacerdote y el levita pudieran ser considerados como insolidarios e indiferentes por dar un rodeo ante el necesitado, el samaritano aparecería como ejemplo de amor concreto y efectivo ante los apaleados por la vida. E inspirados portan bello texto poder estar colaborando con el Espíritu para vivir la vida con la mirada de Jesús, que supo detectar las necesidades; con su corazón, que se compadecía ante el que sufre; con sus manos y pies que curaban las heridas y cargaban al enfermo para llevarlo a buen recaudo. Y así, cuando creíamos que la catedral estaba completada, surgía una nueva parte del proyecto. Porque el texto puede mirarse desde otra perspectiva. Una perspectiva que nos sugiere que, o vivimos en discernimiento continuo, o podemos dejar morir a alguien creyendo que hemos cumplido con la voluntad de Dios.

Ese sacerdote y ese levita pudieran ser gente buena, religiosa y cumplidora. Según el Levítico ellos no se podían arriesgar a tocar a alguien que pudiera estar muerto. Visto desde su mentalidad, el rodeo que dieron no era fruto de la insensibilidad sino del cumplimento fiel de lo que ellos entendían que era la voluntad de Dios. Se fueron resolviendo un conflicto que los ponían entre dos valores: atender al necesitado o ser limpios para poder servir a Dios en el culto. Y resolvieron según la imagen que tenían del “Dios Santo y Puro”. El samaritano, sin embargo, no entiende de la Ley. Pero, precisamente, eso le permite ser más libre para optar por lo esencial, el cuidado al que sufre. Los preceptos del Levítico pudieran ser muy bien intencionados, pero en esa situación se convirtieron en impedimento para cumplir la voluntad de Dios.

Nuestra “catedral” no está aún finalizada, ni nunca lo estará. Porque siempre hemos de permanecer en estado de continua búsqueda, de permanente discernimiento, de huida de las seguridades superficiales que nos pudieran ofrecer las normas. Suplicamos la libertad del Espíritu para poner como prioridad eso que para Jesús es prioritario: el hábito del corazón que nos lleva a ser prójimos, a “aprojimarnos” al que se encuentra malherido por cualquier motivo. Si alguna vez damos un rodeo para no mirar el dolor, que no lo hagamos bajo el paraguas del precepto divino. Y que siempre consideremos testigos a esos que miran, se compadecen, se bajan de su cabalgadura, curan heridas con vino y aceite, llevan a la posada, cuidan durante la noche y, sin dormir, se van a trabajar habiendo dejada pagada la factura. Y, algunos de ellos, en otros aspectos no son cumplidores de la ley de Dios.

Pepe Ruiz Córdoba

Homilías anteriores

Auméntanos la fe

HOMILÍA DOMINGO XXVII T.O-C (2 octubre 2022) Lc 17, 5-10 El Evangelio de este domingo comienza con una petición muy clara de los discípulos a

Seguir leyendo »