Homilía del Domingo

¡Ven, Señor Jesús!

Mt 24, 37-44; Mt 3, 1-12

DOMINGO I-II ADVIENTO

Ciclo A

Homilías anteriores

Enseñar y curar

HOMILÍA DOMINGO III T.O-A (22 enero 2023) Mt 4, 12-23 Es probable que muchos hayamos tenido una semana intensa; o hayan pasado los días sin

Seguir leyendo »

Entre la gente

HOMILÍA BAUTISMO DE JESÚS-A (8 enero 2023) Mt 3, 13-17 Todos sabemos que el tiempo de Navidad termina con la fiesta del Bautismo de Jesús.

Seguir leyendo »

Magos y buscadores

HOMILÍA EPIFANÍA DEL SEÑOR-A (6 enero 2023) Mt 2, 1-12 Un año más nos encontramos celebrando la Solemnidad de la Epifanía del Señor, el Día

Seguir leyendo »

¡Ven, Señor Jesús!

HOMILÍA DOMINGO I-II ADVIENTO-A Mt 24, 37-44; Mt 3, 1-12

En ocasiones pudiera parecer que todo es un ciclo que estamos condenados a repetir cada cierto tiempo. Ahora nos tocaría poner luces en la calle, comprar lotería, hacernos con más cosas y tener más encuentros sociales. Lo llamamos Navidad. Pero pudiéramos caer en la tentación de pensar que las personas religiosas estamos exentas de caer en esta rutina superficial; que nosotros vivimos este tiempo de otra manera. Una vez más nos toca una liturgia donde el color es el morado y decimos mucho: “¡Ven, Señor Jesús!”. Pero también podemos correr el riesgo de decirlo de forma consumista porque, simplemente, vuelve a tocar decirlo.

Creo que lo más extendido entre nosotros los creyentes es pensar que Dios un día vendrá a buscarnos a través de la muerte. Y, a partir de ahí, no solemos pensarlo mucho, a no ser que veas “las barbas de tu vecino cortar y pongas las tuyas a remojar”. Ni pensamos mucho en la venida definitiva de Jesús, ni tampoco la deseamos fervientemente. El “Ven, Señor Jesús” del Adviento, en el fondo, ¿se ha quedado reducido a una fórmula rutinaria carente de significado profundo?

Pero, ¿pasa algo si el creyente deja de esperar la venida de la plenitud del Reino? Cuando nos falta esta espera individualizamos y empequeñecemos nuestras esperas. La vida del creyente solo, y como mucho, será la espera de que su muerte sea una buena muerte, que lo sorprenda con un balance positivo en la vida. Y en ese sentido se entiende la conversión y la preparación del camino del Señor. La conversión sería el preparar el camino a la muerte para que sea tránsito a otra vida más plena. De esta manera el “Ven, Señor Jesús” es un «como no tengo más remedio que vengas en la muerte te prepararé y me prepararé el camino convirtiéndome de lo malo”.

La consideración de la venida definitiva de Jesús nos amplía el horizonte más allá de la mirada individualista. El «Ven, Señor Jesús» sería la expresión de un anhelo, el anhelo de los cielos nuevos y la tierra nueva. Ya no es tanto pensar en el momento de “mi” inevitable muerte, sino encontrar sentido a «tantas muertes sinsentido». Es el anhelo del realismo esperanzado de que esta tierra se vaya transformando en el sueño de Dios. Mi muerte no sería tanto lo inevitable que me empuja a ser bueno, sino lo que me invita a estar en vela. Es como una cuenta atrás que te urge a estar preparado para construir el Reino en lo cotidiano de la vida. La conversión no quedaría reducida a la eliminación de los defectos personales, sino a la conversión del corazón y de las estructuras que causan tanto dolor y muerte. El «Ven, Señor Jesús” es el grito de los que no eluden su responsabilidad, pero saben que esta necesita la salvación de Dios, la intervención del “Sol que nace de lo alto”.

¿Qué es antes el huevo o la gallina? Estas visiones reducidas individualistas, ¿nos impiden decir: ¡Ven, Señor Jesús!? ¿O el no decirlo con hondura nos ha hecho tener una visión reducida?

Pepe Ruiz Córdoba

Homilías anteriores

Enseñar y curar

HOMILÍA DOMINGO III T.O-A (22 enero 2023) Mt 4, 12-23 Es probable que muchos hayamos tenido una semana intensa; o hayan pasado los días sin

Seguir leyendo »

Entre la gente

HOMILÍA BAUTISMO DE JESÚS-A (8 enero 2023) Mt 3, 13-17 Todos sabemos que el tiempo de Navidad termina con la fiesta del Bautismo de Jesús.

Seguir leyendo »

Magos y buscadores

HOMILÍA EPIFANÍA DEL SEÑOR-A (6 enero 2023) Mt 2, 1-12 Un año más nos encontramos celebrando la Solemnidad de la Epifanía del Señor, el Día

Seguir leyendo »