Homilía del Domingo

Vivir con discreción y gratuidad

Lc 14, 1.17-14

DOMINGO XXII T.O.

Ciclo C

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »

Vivir con discreción y gratuidad

HOMILÍA DOMINGO XXII T.O-C (28 agosto 2022) Lc 14, 1.17-14

Todos conocemos lo de «dime con quién andas y te diré quién eres»; y, desde luego, no queremos que nuestros hijos tengan malas «junteras». Además, aunque esto del COVID ya lo vayamos viviendo de otra manera, nos distanciamos de los infectados, no vaya a ser que nos «pegue» lo que tiene. Pues estos razonamiento tan humanos nos sirven para la vida espiritual: queremos andar con Jesús y que él sea nuestra juntera; deseamos que se nos peguen “sus cosas”. Decía San Cirilo de Alejandría que en la eucaristía nos hacíamos «concorpóreos y consanguíneos con Cristo», nos «cristificábamos». Por ello, cuando leemos la Palabra y la meditamos lo hacemos con el deseo que esta alimente el encuentro con Jesús, que nos haga avanzar por el proceso de la conversión, de la transformación de nuestra sensibilidad en su sensibilidad.

Para ello hay un obstáculo que nos hace imposible esta tarea: la superficialidad inconsciente. Si no nos damos cuenta de los hilos que realmente nos mueven, de los valores que rigen nuestra vida, nunca podremos convertirlos por los del Evangelio. Hay dos tendencias muy humanas que cada uno vive como puede. Le vamos a poner nombre: la de ir por la vida necesitando «ocupar los primeros puestos» y la de «poner la mano» para que nos paguen por lo que hacemos. En ocasiones, necesitamos ser los primeros para simplemente ser. Solo me siento bien si soy el primero en el saber, en el ser tenido en cuenta, en las opiniones que se dan, etc. Y tenemos una gran necesidad para vivir de que nos paguen los esfuerzos que realizamos: el saludo que damos, el cariño que ofrecemos, la ayuda que brindamos, el mensaje que enviamos. Son dos necesidades como muy básicas; en la mayoría de las veces muy inconscientes. Están en lo más hondo tan enraizadas que mueven la vida de muchos, incluso de grandes creyentes que quieren seguir de verdad a Jesús. Pero en ocasiones la vida, ni te sienta en el primer puesto, ni te recompensa lo realizado. Entonces reaccionamos de «mala manera».

En el evangelio de hoy vemos a Jesús con una «libertad liberada», «bebiendo del propio pozo» y «habitando su propia casa». Es el hombre que construye su identidad desde la convicción de que es el «Hijo Amado», se siente tan sostenido por su Padre que puede beber de ese amor y no tiene que ir deambulando como necesitado buscando «de casa en casa» lo que puede encontrar en la propia. Y así, liberando su libertad de necesidades puede vivir lo que vive y hacernos la propuesta a nosotros. Él encaja bien que en la vida no siempre va a ocupar el primer puesto. Es más que, en ocasiones, hay que optar por ocupar el último para poder estar con los que siempre están allí. Por otro lado, el criterio que le hace actuar no es lo que pueda recibir, sino el de la «gratuidad». No es insensible a la ingratitud, pero puede seguir adelante con un proyecto donde no reciba lo que, en el fondo, todos deseamos. Sabe demorar el beneficio de la paga, que seguro que llegará, aunque sea en la «resurrección de los justos».

En el Credo «largo» decimos: «Creo en el Espíritu Santo, Señor y Dador de Vida». Creemos en la «primacía de la Gracia», en esa fuerza de Dios que, sin magias, nos puede conducir por procesos milagrosos que nos lleven a una libertad que nos haga estar tranquilos en nuestra propia casa, bebiendo del propio pozo, estando a gusto en los últimos lugares y trabajando aunque no recibamos nada.

Pepe Ruiz Córdoba

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »