Homilía del Domingo

Vivir con esperanza

Mc 13, 24-32

XXXIII del TIEMPO ORDINARIO

Ciblo B

Homilías anteriores

Sígueme

HOMILÍA DOMINGO XIII T.O-C (26 junio 2022) Lc 9, 51-62 En estas latitudes es tiempo de calor. Y con altas temperaturas lo que se apetece

Seguir leyendo »

Alimento del camino

HOMILÍA CORPUS CHRISTI-C (19 junio 2022) Los que ya hemos cumplido algunos años nos suena una canción muy antigua, uno de esos clásicos de la

Seguir leyendo »

Diferencias que unen

HOMILÍA SANTÍSIMA TRINIDAD-C (12 junio 2022) Jn 16, 12-15 Antiguamente, o no hace tanto tiempo, cuando intentar explicar la Santísima Trinidad nos resultaba complicado y

Seguir leyendo »

Vivir con esperanza

Conforme nos vamos acercando al tiempo de adviento, que nos prepara para la Navidad, las lecturas del Domingo tienen un estilo muy concreto y especial. De entrada pueden provocar miedo, angustia y ansiedad. ¿Realmente esto ocurrirá? ¿Viviremos lo que dicen? ¿Todo eso tendrá lugar?

Pero, de la misma manera que hay formas de hablar, también hay formas de escribir, o estilos. Si bien por dicho estilo el evangelio de hoy impresiona, el mensaje que intenta transmitir, reconforta.

Hay una canción que dice: “Todo vuelve a ser posible, el gran invierno puede retrasarse. La primavera ha estallado en el corazón del Hijo del Hombre. Primavera en el corazón”:

La primavera es la vida contenida; es esa vida que se va gestando para estallar; es el anuncio de que pronto se podrá cosechar. Primavera es vivir en esperanza: no ver, no poseer, no tener. Es caminar sólo alentados por una promesa.

Aunque muchas veces parezca invierno, la primavera ha estallado en el corazón de cada ser humano y de la historia de este mundo. Aunque pudiera parecer lo contrario, en el corazón de él palpita Dios. De ahí que nuestra vida y la de este mundo caminen con rumbo fijo; quizás dando tumbos, pero con rumbo fijo. Todo camina hacia Dios.

Todo pasará: el cielo, la tierra, la vida, la historia, el mundo, la gente… Pero pasará como la semilla, que no es aniquilada, sino transformada por el crecimiento. Todo está llamado a transformarse en el crecimiento de Cristo Jesús. La desaparición de la semilla se llama cosecha.

Se nos invita a vivirnos como semillas en primavera. Vivir así es vivir con esperanza, con los ojos puestos en el final, en la meta, en el Dios de las promesas. Es vivir sabiendo que todo trago de esta vida, por amargo que fuese, tiene un sentido, un más allá, un final lleno de esplendor.

Pero vivir como semillas en primavera es vivir con pasión cada momento, cada instante, cada acción o situación. Es sentir como un paso no hace el camino; pero que sólo pisando con fuerza y decisión el paso que me toca dar, podré dar el siguiente; que también tendré que vivir con la misma pasión para abandonarlo hacia el otro que me irá llevando a donde deseo.

“Sabed que él está a la puerta”; el Señor se encuentra detrás de la lucha por un mundo mejor, detrás de esa situación que me toca vivir; detrás del entorno en el que me muevo y vivo; detrás de cada persona con la que vivo. Y en cada uno de estos aspectos estamos llamados a reconocerlo, a esperarlo, a desearlo y amarlo.

Pese a la zozobra que pudiera provocarnos la lectura del evangelio, el mensaje está lleno de luz: “El mundo en el que habitas, lo que vives, con quienes convives son esa primavera que ya está dando a luz la cosecha”. Vive con pasión que ya viene, ya está cerca, ya está a la puerta.

Homilías anteriores

Sígueme

HOMILÍA DOMINGO XIII T.O-C (26 junio 2022) Lc 9, 51-62 En estas latitudes es tiempo de calor. Y con altas temperaturas lo que se apetece

Seguir leyendo »

Alimento del camino

HOMILÍA CORPUS CHRISTI-C (19 junio 2022) Los que ya hemos cumplido algunos años nos suena una canción muy antigua, uno de esos clásicos de la

Seguir leyendo »

Diferencias que unen

HOMILÍA SANTÍSIMA TRINIDAD-C (12 junio 2022) Jn 16, 12-15 Antiguamente, o no hace tanto tiempo, cuando intentar explicar la Santísima Trinidad nos resultaba complicado y

Seguir leyendo »