Homilía del Domingo

Vosotros sois testigos

Lc 24, 35-48

DOMINGO III PASCUA

Ciclo B

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »

Vosotros sois testigos

Imaginaos por un momento que, estando en vuestra casa, entráis en el salón y allí os encontráis con el Resucitado: “Hola, paz a vosotros”. El susto es descomunal. Tan es así que al vernos la cara nos dice: “¡No veas cómo te pones! ¡No hay motivos para tanto miedo y tanta duda! ¡Soy yo! Que no soy un fantasma, ¡mira mis manos y mis pies! Ven, tócalos”. Poco a poco vamos recuperando el resuello y la alegría va llegando a nuestros corazones. Pero como todavía nos ve un poco impactados nos pide algo de comer. Y le ofrecemos un espeto de sardina que, nunca mejor dicho, hace resucitar a un muerto. Mientras da buena cuenta de las sardinas nos dice: “¿Veis? Todo lo que se dice en la Escritura se ha cumplido”. Y como nos ve un poco torpes hace que recibamos como una luz que, de pronto, nos permite entender lo que antes no entendíamos. Y comenzaron a encajar todas las piezas: la muerte, la resurrección, el anuncio de la conversión y el perdón. Y cuando ha acabado nos dice: “¡Ah, por cierto, os nombro testigos de todo esto!”. La cuestión es que nosotros no contamos con el sorprendente y fantástico “mal rato” de la aparición. En primera instancia sólo contamos con testigos de esa experiencia. Un testigo es un amigo o amiga que, en muchas ocasiones, no has conocido físicamente. Te vinculas a él o ella porque encarna lo que quieres creer y te estimula con su ejemplo. En cierto modo, tú crees en lo que ellos creen y porque ellos creen. Su experiencia nos sirve de base para nuestra experiencia de fe; sus vidas iluminan nuestras vidas; son los referentes que nos acompañan en los altos y bajos del vivir cotidiano.

Esos testigos están por todas partes siempre que los acojas y los consideres como tales. Son esos conocidos que viven con honestidad y amor la vida, que afrontan con paciencia y esperanza las contrariedades, que son buenos samaritanos anónimos. Es esa mujer que vivió hace años en latitudes diferentes pero que conociste por un libro cuya lectura te introdujo en su vivencia más íntima de la vida iluminada por la fe. Es el patrono o patrona de tu pueblo que, sin apenas conocer nada de su vida, su misma imagen te refuerza en el vivir. Sus vidas alientan nuestras vidas; la experiencia de los que vieron a Jesús estimula a los que le amamos sin poder verle; el amor generoso de los que nunca vieron al Resucitado ilumina nuestras oscuridades. Porque la fe no deja de ser una cuestión indemostrable de lo que es, al mismo tiempo, irrefutable. La fe es un barco pequeño y endeble que siempre reflota en el mar agitado de las dudas y las incertidumbres. La fe es responder con una decisión a un Dios que te habita susurrando y al que con una razón, iluminada por la oscuridad de la confianza, decides entregarle tu vida. En muchos casos esta fe es un intento interrumpido, se queda en un sentimiento mortecino, en un tonteo con lo trascendente, en un comercio con el que todo lo puede, en un aspecto cultural o un elemento heredado. Pero en otras ocasiones esa fe configura la vida de la persona. Esta no entiende su vida al margen de la fe, sino que la organiza desde el encuentro con Jesús. El “Jesusito de mi vida” lo transforma en la oración del creyente iniciado que llama a Jesús por su nombre, que lo sabe amigo y hermano como él, objeto de un amor sincero al cual entregar el corazón de la existencia. Y así nace el testigo o la testigo. No sabe que lo es, pero otros lo acogen como tal. Su vida es un esfuerzo por convertirla en respuesta a la llamada que Dios le hace a la comunión; es un proyecto a vivir con Jesús y como Jesús en lo cotidiano; es un querer entregarse a Dios en los compromisos pequeños o vitales; es un desear abrirse a su encuentro en lo que acontece; es vivir como en casa y en fraternidad con los iguales y diferentes, con los cercanos y lejanos. Y todo ello en un esfuerzo personal sin caer en la cuenta de que es un referente, uno testigo de aquellos que no gozaron del sorprendente y fantástico “mal rato” de la aparición del Resucitado.

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »