Homilía del Domingo

Yo soy Rey

Jn 18, 33-37

CRISTO REY

Ciclo B

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »

Yo soy Rey

HOMILÍA CRISTO REY-B (21 noviembre 2021)- Jn 18, 33-37

En nuestra vida cotidiana se dan situaciones que nos invitan a valorar y felicitar al que tanto ha luchado. Y así nos alegramos con aquel o aquella que ha acabado un periodo largo de estudios para terminar su carrera o para presentarse a unas oposiciones. Celebramos con el amigo el que, después de tantos años y esfuerzos, haya podido construir su casa a la que ha dedicado todos los ahorros y fines de semana. O, sencillamente, abrazamos al que sin muchas cualidades físicas ha conseguido terminar el Camino de Santiago. Y no pocas veces, estando retirando el féretro, la asamblea ha irrumpido en un aplauso espontáneo por aquel o aquella que se llevan y que ha sido un ejemplo de pundonor para todos. Son las celebraciones por el final de un ciclo de entrega por algo o alguien.

Hoy, litúrgicamente, terminamos el ciclo y el año litúrgico. Y lo hacemos felicitando a Jesús por toda su vida. Es como si estando en la Noche Vieja del Año litúrgico nos diera por mirar hacia atrás y contemplar de forma agradecida todo lo que hemos vivido durante este tiempo. Y lo hacemos con el corazón de ese amigo que agradece a su otro amigo tango amor, tanta entrega y tanta generosidad. Y aunque estemos programando las Navidades que están por venir, nos remontamos a esos meses del año pasado donde celebrábamos que Jesús, por amor a todos nosotros, se encarnó. Y entrando por la puerta de servicio de la historia asumió nuestra condición humana: nuestra vulnerabilidad, el estar a merced de los acontecimientos de la vida y la historia, el poder ser víctima de los intereses de los más poderosos. Y se tomó su tiempo, sus largos años, para saber qué vive cada humano en la vida silenciosa de lo cotidiano. En treinta años aprendió la lentitud de los procesos de crecimiento; fue fraguando a fuego lento su cuerpo, su mente y su espíritu; experimentó lo que es levantarse todas las mañanas para ganarse el pan, la rutina del quehacer de cada día, la riqueza y las dificultades de la convivencia, el compartir la suerte de un pueblo sufrido. Y como cualquier otro, un día se independizó. Pasó un tiempo apartado en el desierto y, tras muchas tentaciones, decidió vivir su vida como el que se pone a la cola. Y así se puso para que su primo Juan lo bautizara. Decía que se sentía enviado por su Padre Dios a anunciar el Reino. Su familia se preocupó. No sabía si estaba en sus cabales. Se echó a los caminos y por donde iba anunciaba la paz, la justicia y el amor. Se rodeaba de gente que lo seguía. No era lo más granado de la sociedad; y, en ocasiones, sus intereses no eran de lo más puro. Organizaba unas comidas que eran contraculturales y no dejaba de tener problemas con aquellos que mandaban en su época. ¿Qué le movía? Mejor, ¿quién lo hacía? Se sentía Hijo Amado. Y a ese amor respondía con fidelidad absoluta. Tan es así que, después de una oración en un huerto, se lanzó a lo que sería el culmen de una vida de entrega. “Y habiendo amado a los suyos, que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo”. Pero su vuelta al Padre no ha sido un irse, sino una presencia menos evidente, pero más íntima. El nos acompaña todos los días hasta el fin del mundo en esa tarea de seguir con su misión.

Y si tuviéramos que responder por él la pregunta que le hizo Pilato: “Conque, ¿tú eres rey?”. Diríamos: sí que es Rey. Es el Rey de nuestra vida; al que “entronizamos” en el centro de nuestro corazón porque mantiene nuestra existencia con su amor. Ese Rey al que nunca estaremos lo suficientemente agradecidos; al que nos hace sentir como amigos mirados, cuidados y elegidos. Ese Rey que muestra por nosotros sus preferencias y nos elige dándonos un sentido, una tarea una misión. El Rey que nos sienta a su mesa; una esa donde no hay vasallos, sino amigos; donde todos caben; una mesa que es signo del Reino que está llegando. ¿No lo notas?

Homilías anteriores

Acuérdate de mí

HOMILÍA SOLEMNIDAD CRISTO REY-C (20 noviembre 2022) Lc 23, 25-43 Hoy celebramos la Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo. Y sigue siendo una paradoja que

Seguir leyendo »

Te espera en tu casa

HOMILÍA DOMINGO XXXI T.O-C (30 octubre 2022) Sb 11,22–12,2; Lc 19, 1-10 Hubo una vez un poeta cubano, José Martí, que escribió: «Debes amar el

Seguir leyendo »